Galerías de arte urbano en Quito

renata barraganQuito, la capital de los ecuatorianos se está hermoseando con las galerías de arte urbano que se están pintando en sus paredes.   “Vienen a dar alegría” de Endara Crow, es la obra con la que se inaugura la primera parada (de las ocho previstas).  Además el trabajo presenta obras de artistas como Guayasamín, Román, Skypi y otros.Con la inauguración de estas hermosas galerías de arte, se aprovecharía para hablar de un tema bastante ya discutido, pero que lamentablemente no encuentra solución, y que son los “grafitis”.  La presencia de estas hermosas obras ojalá  sirva de reflexión para que los grafiteros ya paren de pintar en cualquier pared de la ciudad disponible, incluyendo edificios públicos, residencias particulares, monumentos, verjas de los cementerios, hospitales, postes de luz y estructuras de los puentes. 

Tomando en cuenta que los trazos o manchas usados por ellos no son grafitis que transmiten un mensaje cultural o de libertad de pensamiento o constituyen  en si un arte, sino son trazos sin ninguna significación, palabras grotescas o lemas alusivos a la política, que lo único que hacen es manchar a las paredes dando un aspecto deprimente a la ciudad de Quito, Ibarra y a la mayoría de ciudades en el Ecuador, y que al contrario producen un efecto contrario al que ellos quieren ofrecer.  Recientemente el Municipio de Quito pintó de verde uno de los puentes a desnivel en la zona norte de la ciudad, el cual está continuo a una de las galería de arte urbano.  Pero lamentablemente el nuevo y bonito aspecto de este bien público no duró sino pocas horas.  Al día siguiente ya apareció pintado con figuras sin ningún sentido.   El mismo problema se produjo en la ciudad de Guayaquil en donde el monumento del Centenario fue pintado alevosamente por manifestantes de algún equipo de fútbol que festejaba alguna celebración y pasaban por ese lugar.  Fue un trabajo muy arduo para el cabildo porteño limpiar estas leyendas y signos, quedando todavía signos del daño ocasionado hasta el momento. Salvemos las hermosas galerías de arte urbano, no las toquemos. Y ojalá que las autoridades municipales pongan mayor vigilancia, fuertes multas y acciones legales,  para evitar que este hermoso trabajo de las galerías urbanas de Quito sea destruido. 

 

Renata Barragán
      chiquita25@uio.satnet.net