Fundación Cristo de la Calle continúan ayudando a pequeños en vulnerabilidad

IBARRA.- Un año y medio ha pasado desde que comenzó la pandemia de COVID-19 en el mundo y de la aparición de los primeros casos en Ecuador. Hoy el país continúa luchando contra la enfermedad, pero no es el único problema, sino que otras dificultades se han presentado en diferentes esferas de la sociedad.

Una de ellas es en las organizaciones sociales, ya que a pesar del panorama han continuado realizando sus labores en favor de personas en vulnerabilidad. Es el caso de la Fundación Cristo de la Calle, que tiene su sede en Ibarra, y en donde se atiende a niños y adolescentes cuyos derechos en sus propias familias han sido vulnerados.

Según Erik Espinoza, coordinador de la fundación, explicó a EL NORTE que en su caso particular trabajan en distintos frentes para la protección de los derechos de los pequeños, en especial de aquellos que han perdido el cuidado de su familia por una orden judicial.

Pero también hay trabajos junto con las comunidades y en el que a raíz de la pandemia se ha podido visibilizar cómo problemas como la deserción escolar o la desnutrición crónica, que en la zona norte del Ecuador es grande, se ha ahondado.

Kelem Vivero, psicóloga clínica del proyecto de acogimiento institucional, comentó que dentro de ese proyecto tienen a 37 niños a su cargo y reconoció que a pesar de las dificultades que se puedan presentar “como institución hemos tratado de que a los niños no les falte nada”.

Esto porque los pequeños necesitan alimentación, salud, educación, recreación y otros. “Para todo eso se necesita de recursos”, indicó, los que a veces son limitados.

Espinoza, por su parte, reconoció que han existido retrasos en la entrega de recursos a las organizaciones sociales, pero que tras la llegada del nuevo gobierno se han mantenido reuniones para exigir que esto no ocurra y se puedan hacer los pagos que van en beneficio de los niños y para cubrir los rubros de quienes colaboran con la institución.

Por ahora ven con buenos ojos la apertura que desde las autoridades ha existido para conversar.