Fuertes sanciones por conducir bajo efectos del alcohol

Ibarra. El consumo de alcohol produce una serie de síntomas, incluso cuando el nivel de alcoholemia se encuentra por debajo de la tasa legal permitida, que hacen que el alcohol y la conducción sean incompatibles. Los síntomas van desde una pequeña disminución en los reflejos, a trastornos motores, subestimación de la velocidad, aumento del tiempo de respuesta, incoordinación, pérdida de la agudeza visual, etc. Esto conlleva a accidentes de tránsito lo cual es la principal causa de muerte en los jóvenes.

En la ley. Según el Código Orgánico Integral Penal, COIP, las sanciones estipuladas para los conductores ebrios van de acuerdo al nivel de alcohol en la sangre que marque el alcoholímetro.

Si el nivel de alcohol por litro de sangre es de 0,3 a 0,8 gramos, se aplicará multa de un salario básico unificado, es decir 400 dólares, más la pérdida de cinco puntos en su licencia de conducir y cinco días de cárcel.

Si el nivel está entre 0,8 y 1,2 gramos, se sancionará con una multa de un salario básico, pérdida de 10 puntos en la licencia y 15 días de privación de la libertad.

Pero si el nivel de alcohol por litro de sangre supera 1,2 gramos, el juez aplicará una multa de 800 dólares, equivalente a dos salarios básicos, más la suspensión de la licencia por 60 días y 30 días de prisión.

Para los conductores de vehículos de transporte público liviano o pesado, comercial o de carga, la tolerancia al consumo de cualquier sustancia estupefaciente, psicotrópica o preparado que las contengan es cero, y un nivel máximo de alcohol de 0,1 gramos por cada litro de sangre. En caso de exceder dicho límite, la sanción para el responsable será la pérdida de 30 puntos en la licencia de conducir, 90 días de prisión y la detención del vehículo.

Opiniones. Carmelia Aguirre perdió a su hijo hace 12 años por un accidente de tránsito en Ibarra. “Tenía 20 años y como son muchachos no miden las consecuencias. Al menos así con sanciones duras lo van a pensar dos veces antes de manejar un auto tras haber tomado o subirse junto a alguien que haya estado bebiendo”, opina.

Cuenta que el dolor de haber perdido a su hijo no se ha ido con el tiempo y pide un control más exhaustivo por parte de las autoridades.

“Solo quien pasa por una situación tan lamentable me va a entender. El dolor como madre jamás se va y solo de pensar que fue una situación que se pudo evitar me pone más triste. Pido que se hagan controles constantes en las calles de la ciudad y las carreteras por favor”, enfatizó.