Fue un protagonista en el mundo y un extra en el cine

cine okFueron algunas de las apariciones de Fidel Castro en el cine, desde sus primeros pinitos como actor, al estudio de su figura en documentales que analizan su perfil desde varios ángulos y apariciones en sátiras políticas de todo tipo. Según su amigo Gabriel García Márquez, en realidad Castro también era un cineasta, que apoyaba el cine con gestos como la creación de una escuela de cine en 1986.

Fidel Castro, el actor

Hay muy poca información al respecto, pero resulta que, como su gran némesis Ronald Reagan, Fidel Castro, durante su exilio voluntario en Mexico a los 20 años y previo a la revolución cubana, quiso empezar una carrera para llegar a ser una estrella de cine. Trece años antes de convertirse en el gobernante de Cuba, trabajó como galán latino en pequeños papeles de producciones como ’Escuela de sirenas’ (Bathing beauty, 1944) una de las clásicas de Esther Williams de la que se eliminaría su escena.

En las que sí se le ve, por ejemplo, ‘Easy to wed’ (1946), con Lucille Ball, a Castro se le ve al lado de una piscina. También apareció en otros proyectos de Metro dirigidos por George Sydney como ‘Vacaciones en México’ (Holiday in mexico, 1947). En el aparece con camisa de chorreras como uno de los bailarines que se mueven al ritmo de una orquesta.

Documentales

Otras apariciones en el cine han sido indirectas. Sobre todo en material de archivo audiovisual durante su dictadura. Otras imágenes de archivo de Fidel Castro han ilustrado películas de directores como Alfred Hitchcock en ‘Topaz’ (1969) sobre espionaje durante la Crisis de los Misiles de 1962 o en ‘El precio del poder’ (Scarface,1963) de Brian De Palma cuando pronunciaba un discurso en los días del éxodo del Mariel entre otras apariciones.

Oliver Stone también utilizó material de stock para su thriller ‘JFK.caso abierto’ (JFK, 1991) pero no sería hasta ‘Comandante’ (2003) cuando mostrara su visión del líder. Con material de entrevistas con Castro realizadas durante su visita de tres días a Cuba. El director monta material de cámara en mano, sus conversaciones y otro archivo documental. Por exigencia de HBO, Stone rodaría ‘Looking for Fidel’ (2004), la versión de los disidentes cubanos de la Primavera Negra.

Este, el más conocido, se suma a una larga lista de documentales sobre el político que van desde la glorificación de ‘Fidel!’ (1968), de Saúl Landau o ‘Mi hermano Fidel’ (1977), que incide en el culto cinematográfico a la figura del líder o ‘Un día con Fidel’ (1987) a partir de una entrevista de 16 horas con el periodista italiano Gianni Mina. Otras visiones menos complacientes son ‘Cuba, la bella’ (1996), del exiliado Ricardo Vega que a través de los discursos del líder retrata su triunfalismo frente a la realidad nacional de los cubanos.