Fue por un falso préstamo y terminó siendo secuestrado

Un nuevo y exitoso procedimiento, fue desarrollado por agentes élite de la Unidad Nacional Antisecuestro y Extorsión (UNASE) de la Policía Nacional, al mando de Henry Herrera, teniente coronel de Policía, quienes, en menos de 48 horas, lograron la liberación de un hombre, quien fue víctima de secuestro y llevado hasta Ipiales, en el vecino país de Colombia.

Eficientes coordinaciones, con uniformados de los Grupos de Acción Unificada por la Libertad Personal (GAULA) en la frontera norte, llevaron a la recuperación del afectado.

El inicio de la historia
W. A., oriundo de Quito, antes de la emergencia nacional por la proliferación de la Covid-19, mantenía un negocio de comida en Cayambe, lo que le dio una posición económica estable, no obstante, y durante el periodo de la cuarentena, como la mayoría de actividades comerciales, la situación se tornó insostenible, por lo que, a través del internet, encontró la oferta de personas que, supuestamente, ofrecían créditos a bajo interés, lo que llevó al ciudadano a contactar con los desconocidos por una red social, quienes le solicitaron que, para acceder al dinero, debía viajar a la ciudad de Tulcán.

Declaración oficial
El jefe de la UNASE, aseguró que este hecho resulta “atípico”, pues no existió violencia para el cometido de los secuestradores, ya que la víctima, acudió voluntariamente al encuentro con los delincuentes, desconociendo las verdaderas intenciones de estos.

Según el oficial, el incauto sujeto, emprendió el viaje hasta la frontera norte, el último 26 de agosto, donde tomó contacto con dos hombres, sin saber lo que le esperaba.

Una vez en Tulcán, mediante engaños, la víctima fue llevada a una zona rural de Ipiales, y una vez aislado, notó que todo lo referente al dinero que pretendía recibir era una farsa y ahora estaba cautivo.

“La esposa de la víctima fue quien denunció el hecho e inmediatamente iniciamos con las investigaciones correspondientes, y al saber que había sido sacado del país, coordinamos con nuestros similares en Colombia, para rescatar al ciudadano”, dijo el efectivo.

Pidieron varios rescates
Según el uniformado, los secuestradores, instaron a la víctima a tomar contacto, bajo amenazas, con varios familiares y conocidos, a quienes les solicitaban diferentes montos de dinero, “nunca hubo una cifra determinada, los delincuentes hicieron que el ciudadano pida sumas de entre 1 500 a 4 000 dólares”, dijo Herrera.

Sin embargo, con la temprana intervención, lograron dar con el paradero de la víctima, quien fue abandonada, luego de que los secuestradores lo liberaran tras la fuerte presión policial ejecutada tanto por servidores colombianos como ecuatorianos.