Franco asevera que no tienen por qué ceder nada, en alusión a la Unasur

Frederico-Franco08g0897g087g087gAsunción, 22 feb (EFE).- El presidente de Paraguay, Federico Franco, aseveró hoy que su país “no tiene por qué cederle nada a nadie”, en alusión a la reunión que mantuvo el jueves con el enviado de la Unasur, el peruano Salomón Lerner.

Franco habló en su rueda de prensa quincenal sobre la reunión privada que mantuvo con Lerner en sede de Gobierno y mencionó que la misma fue muy respetuosa, pero que reiteró al enviado del bloque suramericano la “necesidad de que Paraguay, como país libre y soberano, sea respetado”.

El gobernante, en declaraciones de las que se hace eco la agencia pública IP Paraguay, también mencionó que Lerner reconoció durante el encuentro la vigencia de un Estado democrático, el respecto las libertades individuales y de expresión y la vigencia plena del Estado de Derecho.

El mandatario insistió en que Paraguay “no tiene por qué cederle nada a nadie”, en alusión a la negativa del Gobierno de otorgar la inmunidad diplomática a la misión de observación de la Unasur que estará encabezada por Lerner en las elecciones generales del 21 de abril próximo.

Por su parte, el representante de la Unasur había expresado en una rueda de prensa el jueves en la Embajada de Perú, en Asunción, que Franco lo invitó a conversar, pese a que no estaba previsto, y que el mandatario le deseó a la misión “el mejor de los éxitos” y prometió darle “todas las facilidades”.

Las autoridades paraguayas aseguraron que no otorgarán la inmunidad mientras se mantenga la suspensión aplicada contra el país por la Unasur, así como por el Mercosur, el 29 de junio pasado.

Ambos bloques regionales sancionaron a Paraguay siete días después de la destitución del presidente Fernando Lugo en un controvertido juicio político parlamentario, al considerar que el país sufrió un “quiebre democrático”.

Advirtieron, además, que solo reconocerán a las autoridades que surjan de las elecciones de abril.

Lerner concluyo en la noche del jueves su segunda visita a Asunción como jefe del Grupo de Alto Nivel para Paraguay de la Unasur, durante la que selló un acuerdo con el Tribunal Superior de Justicia Electoral paraguayo para la presencia de una misión electoral, pese a la negativa del Gobierno.

También se reunió con el canciller paraguayo, José Félix Fernández Estigarribia, los candidatos presidenciales y con representantes de organismos de defensa de los derechos humanos y grupos civiles.