Francisco Vaca con la mejor calidad en pan

vacaIBARRA. A sus 19 años de edad, Francisco Vaca compró la Panadería Centeno ubicada en la avenida Teodoro Gómez y Calixto Miranda. En 2005 en este punto de venta la producción era mínima, de un quintal diario. Después de 10 años de trabajo, el joven empresario de 30 años, es gerente de su empresa y a su cargo está la matriz de panadería y sus siete sucursales, seis en Ibarra y una en Cotacachi. La producción diaria ahora supera los ocho quintales.

NEGOCIO FAMILIAR Francisco, con el apoyo de sus padres, inició vendiendo quesos en diferentes tiendas de la ciudad. El empresario recuerda que este emprendimiento inició gracias a la cultura de trabajo inculcada por sus progenitores desde muy joven. Fueron ellos quienes apoyaron a su hijo a iniciar con este negocio que después de los años se ha convertido en una empresa familiar en la que su hermano cumple el papel de administrar.

A este equipo de trabajo se sumó su esposa quien ayuda en el servicio de pastelería. Panadería Centeno ofrece a sus clientes panadería y pastelería de calidad y con los estándares de salud adecuados. La familia de Francisco, que colabora exclusivamente con la administración del negocio, se adhiere. PLANES “La inversión fue de 15 mil dólares mediante un préstamo para iniciar el negocio. Con esto compramos la panadería y adecuamos un poco el negocio.

Ahora la inversión supera los 150 mil dólares”, informó el gerente. Sobre sus planes para el futuro de su negocio, Francisco Vaca está concentrado en fortalecer su empresa para ofrecer cada vez un mejor servicio a sus clientes. “Queremos renovar nuestros equipos. En lo que es expandir el negocio, vamos a esperar un poco por el hecho de que a veces se genera el conflicto en el recurso humano”, dijo.

El empresario busca potencializar los puntos de venta e invertir en capacitaciones para su personal. Francisco, quien es padre de un niño de dos años y una niña de cuatro meses, recomienda a quienes quieren iniciar un negocio hacer un estudio de mercado antes de empezar.

“Es importante conocer la realidad del mercado, eso es lo que hacemos para abrir una sucursal de Panadería Centeno. Al inicio no se hizo un estudio, pero ahora es importante”, destacó. La empresa tuvo pérdidas en 2011 pero logró recuperarse con éxito.