Francisco, un gestor cultural de Ibarra a tiempo completo

Ibarra. Francisco Palacios es un enamorado del arte pero también del rescate de los espacios olvidados en la ‘Ciudad Blanca’. Él junto a su esposa Mishell Naranjo y su hermano Paúl, emprendieron un proyecto en el 2016, denominado ‘La Tola’, con el propósito de rescatar el patrimonio por medio de la cultura.

“Le pusimos Tola al proyecto porque hicimos referencia con una pirámide cultural. Es decir que desde la cima hay un mejor entendimiento de la cosas”, dijo Francisco de 25 años de edad.

Promoción cultural. El primer reto era buscar un espacio para impulsar y promocionar el arte urbano y lo encontraron.

Rentaron por un año una casa antigua en el centro histórico y que fue restaurada con las propias manos de Francisco. Allí realizaron talleres de fotografía, cómic, video, animación y enseñaban danza.

El 2016 fue un año para consolidarse como colectivo. En el 2017 perdieron la sede pero eso no fue motivo para frenar el proyecto. Al contrario Francisco empezó a plasmar su creatividad desde otro eje.

Nuevo proyecto. En este año Francisco y varios artistas crearon el proyecto ‘Rampa’, que se trata de un trabajo de arte y ciudad. Es decir intervenir los inmuebles abandonados por medio de una pintura para revalorizar el centro histórico y mostrar a la gente que hay espacios con mucha historia.

“Lo que hacemos es pintar en papel y luego lo pegamos en las puertas. Los trabajos que plasmamos es en base a retratos de personas referentes como Zoila Espinoza”, dijo Francisco, quien sueña con armar un evento con artistas del mundo a rescatar el centro histórico.

En el proyecto Tola se organizan exposiciones de fotografía y galerías de pintura.
Francisco Palacios es un gestor cultural, que busca por medio de la pintura una verdadera identidad de Ibarra.