Francisco Cevallos colgó los guantes

altQUITO (AP). José Francisco Cevallos, el guardameta que contribuyó con la histórica clasificación de Ecuador a la Copa del Mundo 2002, puso fin el domingo en el estadio de la  ´Casa Blanca´ a su carrera como futbolista profesional. Un partido entre Imbabura y Liga de Quito, equipo en el que militó hasta ayer, fue el último cotejo que disputó Cevallos.

El jugador intentó retirarse desde inicios del año pasado, pero parecía que la hora aún no le llegaba.
  Reacciones. Después del encuentro la fiesta para Cevallos empezó. Los altos dirigentes del club Albo no se perdieron de este histórico momento. Las reacciones de Francisco Cevallos no se hicieron esperar.

“Lo que me llevo es el amor y cariño de todo mi país. Ese es el mayor orgullo que tengo”, dijo el portero en su despedida tras 21 años de carrera. Admitió que a futuro aspira convertirse en dirigente deportivo. Un estadio lleno coreaba “no se va, el Pancho no se va”, mientras el guardameta no podía contener las lágrimas, al igual que sus compañeros de equipo. Cevallos dio vuelta al escenario deportivo con la bandera de Ecuador sobre sus hombros. “Este es el arquero más grande que ha tenido el fútbol ecuatoriano”, dijo el presidente de Liga de Quito, Rodrigo Paz, quien lo consideró un “héroe deportivo”.

 Antecedentes.   Conocido como “las manos del Ecuador”, Cevallos es recordado, entre otras cosas, por sus tres decisivas atajadas en una ronda de penales que en 2008 convirtieron a
Liga de Quito en campeón de la Copa Libertadores. También alzó la Copa Sudamericana en 2009 y la Recopa Sudamericana en 2009 y 2010. En junio, la selección de Ecuador lo despedirá en un partido amistoso frente a México, con miras a la Copa América.