Fortalecen la lengua nativa

p5OTAVALO. Imbaya Cachiguango es un indígena de 54 años que lucha por la revalorización de la lengua kichwa. Desde su colectivo ‘Kichwashun’, se dedica a revitalizar su lengua y tratar que la interculturalidad se de en la parte práctica.

Con la publicación de noticias en kichwa se busca fomentar el uso del idioma en las actividades diarias, mediante un proceso de fortalecimiento, recuperación, modernización y normalización de la lengua. “El Facebook es una herramienta muy buena para las lenguas originarias.

En la actualidad la mayoría de los jóvenes lo utilizan y nosotros trabajamos en ese aspecto”, argumenta el profesional otavaleño. Imbabura es una de las provincias con gran presencia de población indígena. En Otavalo el 60 por ciento de la población pertenece a esta etnia.

De esta cifra el 85 por ciento son kichwas Otavalo, mientras el 15 % restante es pueblo kayambi.

Al morir una lengua indígena, muere todo un legado cultural con ella. Muchas lenguas indígenas se encuentran en serio peligro de extinguirse completamente.

Procesos de revitalización lingüística son necesarios. Según Sacha Rosero, otro impulsor del rescate del idioma kichwa, para la recuperación y pérdida total de una lengua se necesitan tres generaciones. “Si no hacemos nada el runa shimi (kichwa) desaparecerá”. Rosero quien hizo un posgrado en Sociolingüística en la Universidad de Mondragón, en el País Vasco, es otro de los activistas preocupados en la recuperación total del kichwa a nivel nacional.

ESTADÍSTICAS

De acuerdo al censo del 2010 se determinó que en el país hay 591 mil 448 kichwas hablantes. El 57,5 por ciento de esta población son menores de 12 años que hablan su idioma. La mayoría de los casos se lo hace desde las zonas rurales. Los números son alentadores, sin embargo en el censo de 2001 el 60,1 por ciento de los menores de 12 años hablaba en su lengua autóctona.

Enseñan Kichwa, Luz América Casco es la única docente bilingüe que tiene la escuela Valle del Amanecer de Otavalo. Ella da clases desde hace 6 años. Al inicio fue complicado, al momento la iniciativa tiene acogida. De hecho la institución que preside Marco Hernández, es una de las instituciones más prestigiosas de Otavalo. En sus registros hay cerca de 700 estudiantes de ellos al menos 150 son indígenas.

BASES LEGALES

Desde lo jurídico el artículo 2 de la actual Constitución establece que el kichwa junto con el castellano y el shuar son idiomas oficiales de relación intercultural. “Debemos aprovechar esa normativa que nos ampara de acuerdo a la constitución de 2008”, agrega Sacha Rosero.

A pesar de la obligatoriedad de la Ley, El sistema intercultural bilingüe (que incluye establecimientos en los que se imparte con el uso de las lenguas ancestrales) tiene limitaciones de espacio y personal para garantizar este objetivo. Muchos y diversos son los criterios para determinar el número de pueblos que conforman la Nacionalidad Kichwa de la Sierra.

Entre los más representativos están Karanki, Natabuela, Otavalo, Kayambi, Kitu-Kara, Panzaleo, Chibuleo, Saraguro, Kañari, Salasaka, Puruhá, Kisapincha, Waranka. Además el espacio andino es compartido con un enclave afroecuatoriano en Imbabura.