Ferrocarriles: Un patrimonio cultural del Ecuador que se va muriendo

URCUQUÍ.- Considerado como patrimonio del Ecuador, la empresa de Ferrocarriles luce abandonada tras su liquidación que fue anunciada por el presidente Lenín Moreno el año anterior.

 

Sus principales estaciones, un total de siete en la zona, permanecen cerradas y la alegría de recibir a los turistas en cada una de las localidades ya no existe.

En Salinas la población lamentó el cierre de la empresa y la ilusión de volver a ver y escuchar la llegada del tren se perdió.

Aquí manifestaron que la economía se reactivaba cada vez que recibían la visita de los turistas que viajaban en este tradicional transporte.

Mientras tanto, cuando el tren operaba algunas estaciones permanecían cerradas como en Otavalo, en donde se hizo una alta inversión. De acuerdo a la excoordinadora zonal de los Ferrocarriles, Ana Villarreal, la estación Hoja Blanca, que fue rehabilitada con financiamiento de Yachay con 250 mil dólares aproximadamente, fue saqueada en octubre del año anterior.

 

Actualmente esta estación en Urcuquí no tiene puertas, equipos, ventanas e incluso los espejos del baño están destruidos.

Villarreal, quien estuvo al frente de la empresa en la zona por varios años, señaló que la línea férrea al no tener mantenimiento se va deteriorando entre la maleza y la recuperación cuesta mucho dinero y esfuerzo.

Asimismo, comentó que todo el sistema ferroviario nacional fue declarado patrimonio histórico y cultural de la nación, por lo tanto es una obligación del Estado mantenerlo.

Explicó que todos los bienes que pertenecen a la categoría de patrimonio cultural no se pueden comercializar, “siempre va a pertenecer al Estado, no se pueden vender ni negociar y atentar contra ello es un delito penal”, dijo la ex funcionaria, quien añadió que en la zona norte, específicamente en Imbabura, más del 90% de aquellos activos constituyen patrimonio.

Ante la situación, considera que hay que cuidar el patrimonio, “no se puede vender aunque existe una propuesta de hacer una alianza público-privada pero que lleva un tiempo”.

Indicó que “no se puede entregar los bienes del estado en esas condiciones, lo bienes del ferrocarril, al estar en esta fase de deterioro por descuido y falta de mantenimiento, pierde indudablemente la empresa porque son sus activos y por lo tanto el país está perdiendo. Hay una obligación por parte de las autoridades de cuidar estos bienes”, dijo.