Flujo vehicular en feriado será controlado por los agentes civiles de Tránsito

congestionLos embotellamientos, largas filas de espera, colapso en las intersecciones cercanas a los cementerios y las vías de acceso y salida de la ciudad serán rigurosamente controlados durante este feriado de finados.

   
La consigna de evitar estos inconvenientes viales estará a cargo del personal de la Agencia Civil de Tránsito de la Empresa Pública de Movilidad, MEP.
Alberto Buendía, gerente general de la entidad, aseguró que algunas vías serán cerradas, pero a su vez otras estarán habilitadas para que la circulación vehicular fluya.
En el ingreso norte de la ciudad, y que genera un gran flujo carrozable, los semáforos estarán en luz intermitente amarilla donde solo la presencia de los Agentes Civiles de Tránsito será lo que dirija la circulación.
Las calles que circundan a los cementerios San Francisco y San Miguel de Ibarra serán cercadas.
La calle Juan Montalvo se peatonizará desde el norte en la Obispo Mosquera hasta el cruce de las avenidas Teodoro Gómez de la Torre y El Retorno.
A partir de ese tramo hasta la calle Ricardo Sánchez, el acceso al camposanto de San Miguel de Ibarra estará cerrado para que la gente pueda caminar hasta el cementerio de forma segura.
Más de 200 puestos de venta de flores, adornos y demás para las tumbas así como quioscos de expendio de comida preparada estarán ubicados en media vía.
Alberto Buendía, gerente de MEP, aseguró que el plan de contingencia se inició ayer con los controles realizados en todas las unidades de transporte intercantonal e interprovincial que salen de la terminal terrestre de Ibarra y las dos terminales de la mancomunidad.
La autoridad explicó que conjuntamente con personal de la Unidad de Investigación de Accidentes de Tránsito, UIAT, de la Policía Nacional y Agentes Civiles de Tránsito revisarán el estado de los neumáticos de los buses y medirán si algún chofer o sus reemplazos se encuentran bajo los efectos del alcohol.
“Con esto verificaremos quién es idóneo para manejar, ya que algunos tienen que recorrer rutas extensas y nuestro deber es precautelar por la seguridad de los usuarios de este servicio en las vías. Las sanciones para quienes incumplan serán drásticas”, destacó.
 
VIAJEROS SEGUROS
Las frecuencias de mayor demanda serán reforzadas para habilitar rápidamente el servicio a la colectividad. Los automotores serán regulados no solo en la estación sino también en la ruta que recorran.
Los tramos estarán controlados en la zona sur hasta el semáforo de Chorlaví por los efectivos de la Agencia Civil de Tránsito y luego de esta área la Policía Nacional será la encargada de regular la continuación de la carretera con personal ubicado en sitios estratégicos. En el norte hasta el semáforo de El Priorato, los efectivos de

 

Tránsito estarán ubicados en El Olivo, el ingreso a Yahuarcocha, punto de congestión masiva de vehículos y donde el semáforo será puesto en luz intermitente.
En el sector de El Priorato estará otro grupo de Agentes Civiles de Tránsito, quienes regularán el acceso a la urbe y salida de carros en el mismo espacio. Pasando el semáforo, el servicio de Tránsito de la Policía Nacional será el encargado de la seguridad y control del tráfico.

VÍAS CONFLICTIVAS
Para el ingreso de los visitantes a Ibarra, el acceso norte ha sido considerado de mayor conflicto vehicular. Los embotellamientos que se generan desde el sector del botadero de Socapamba hasta el puente de Los Molinos, que cruza sobre el río Tahuando, se convierten en largas filas de espera y congestionamiento automotor.
Este inconveniente ha sido analizado por los funcionarios de la Empresa Pública de Movilidad, MEP, y para este feriado han tomado las medidas para contrarrestar el inmenso número de autos de todo tipo que pretendan entrar a la urbe.
Marcelo Pozo, gerente de cliente externo de MEP, sostiene que un total de 46 agentes civiles de Tránsito estrán desplegados en diferentes sectores de la ciudada, sobre todo en puntos donde se genera un mayor conflicto en el tráfico.
Uno de esos tramos es el ingreso norte, para el que Pozo dice que se han dispuesto uniformados civiles de Tránsito quienes estarán en los semáforos ubicados tanto en el ingreso a Yahuarcocha como en el Priorato. Los aparatos estarán con luz amarilla.
Los dos minutos y 10 segundos que dura el color de Pare, son optimizados y reducidos gracias a la intervención de los efectivos de MEP.
“Ahorraremos tiempo y haremos que el tráfico fluya de la mejor manera y así trataremos de evitar que se generen estos colapsos en la vía de ingreso”.
Esta carretera de dos carriles tiene una capacidad nominal para soportar el paso de hasta ocho mil vehículos, sin embargo, en fechas como estas, el espacio asfáltico supera el recorrido de hasta 30 mil automotores.
“Esto es lo que ocasiona trancones y que el paso sea lento justamente en este punto.
Por este motivo consideramos de suma importancia que los semáforos sean modificados y los agentes civiles de Tránsito sean los que se encarguen de guiar a los conductores”, destacó Pozo.
En la Y de Salinas existe un desvío que puede ser usado por los viajeros de la zona norte.
Este tramo les permite tomar el camino hasta Tumbabiro y llegar a Urcuquí y posteriormente a Ibarra, para evitar la congestión en El Priorato.
Policías nacionales estarán a cargo de las indicaciones del atajo, y agentes civiles de Tránsito recibirán a los choferes en la calle 5 de Julio para guiarlos al centro de la ciudad o a La Florida, por la calle Martín Zumeta, para que tomen nuevamente la carretera con destino a Quito.
Julián Gómez y Franek Alencastro estarán a cargo de las labores del personal de Tránsito. Los funcionarios efectuarán operativos en la noche y madrugada para que los conductores no manejen alcoholizados.