Floricultura ecuatoriana pierde 60 por ciento de ventas por coronavirus

Quito. La floricultura ecuatoriana ha perdido un 60 por ciento de sus ventas a raíz del coronavirus, entre cancelaciones de pedidos ya concertados y el cese de ventas en el día, todo ello ocasionado por el cierre de mercados europeos y asiáticos.

Así lo informó en un comunicado el presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores y Exportadores de Flores del Ecuador (Expoflores), Alejandro Martínez, que destacó el fuerte impacto que está teniendo el virus en el que es uno de los principales productos de exportación del país.

“El sector se halla en una crisis profunda. Las pérdidas han sido cuantiosas por las medidas de restricción de comercio en el mundo”, afirmó el empresario al adelantar que presentará un plan de contingencia al Gobierno de Lenín Moreno.

La floricultura genera casi 100.000 empleos directos e indirectos en Ecuador y el cierre de mercados extranjeros está afectando notoriamente a los productores y exportadores.

“Las cancelaciones implican pérdidas irrecuperables y la venta del día se ha despeñado”, agregó Martínez al recordar que este golpe es el segundo que recibe el sector en menos de seis meses.

El primero fue ocasionado por la ola de protestas que tuvo lugar en el país el pasado octubre, a raíz de la eliminación de los subsidios en el precio de los combustibles, medida luego derogada.

Martínez sugirió que las soluciones pasan por ajustes internos que están relacionados con el control de los costos, dado que el sector depende de una numerosa mano de obra.

“Lo que se quiere es evitar reducciones grandes de personal ya que ello afectaría de manera directa y muy fuerte al equilibrio de las localidades de la sierra sur y norte, y la zona austral del Ecuador, debido a que la mayor parte de los trabajadores son mujeres jefes de hogar”, explicó.

Para sostener la economía de las regiones florícolas el gremio realizará, la semana que viene, una propuesta de acciones de emergencia al Gobierno que se concentrará en las áreas laborales, de seguridad social y también fiscal.

Igualmente, Expoflores pedirá a gobiernos locales que alivien la carga fiscal sobre ellos, en especial al de la provincia de Cayambe (norte) que elevó en 300 por ciento el impuesto predial, a decir del comunicado.

“No buscamos solo un apoyo a las empresas de floricultura sino sostener el equilibrio económico que produce esta actividad en regiones en las que la producción alternativa a las flores es reducida, por lo que la economía depende mucho de ella”, concluyó Martínez.