Fiscalía toma versión de alcalde de Quito por sobreprecio en test Covid-19

Quito (EFE).- La Fiscalía de Ecuador tomó este martes la versión del alcalde de Quito, Jorge Yunda, en el marco de una investigación sobre el presunto sobreprecio pagado por la Secretaría de Salud del Ayuntamiento en la compra de test para diagnóstico de la Covid-19.

Yunda acudió hoy al Ministerio Público para rendir su versión libre, aunque previamente dio a entender que la acusación en su contra proviene de personajes que quieren su cargo.

“Los que quieran la Alcaldía, que la ganen en las urnas”, remarcó Yunda al asegurar que acudirá a las instancias judiciales cuantas veces le convoquen para apoyar las investigaciones.

Un excandidato presidencial, César Montúfar, y un antiguo edil de la ciudad, Fernando Morales, presentaron la demanda por presunta delincuencia organizada y malversación de fondos públicos (peculado), en la compra de los test para coronavirus por parte de la Secretaría de Salud del Municipio de Quito.

La justicia ecuatoriana, en el marco de varias investigaciones en todo el país por supuesta corrupción durante la emergencia sanitaria, también indaga ese contrato que permitió la compra de 100.000 test tipo “PCR” de diagnóstico para coronavirus.

El escándalo ya ha provocado la destitución del exsecretario de Salud del Municipio Lenin Mantilla, quien es uno de los principales acusados por el supuesto sobreprecio.

Yunda, antes de llegar a la Fiscalía había anunciado en su cuenta de Twitter que iba a prestar su testimonio de “forma libre y voluntaria” y que no permitiría que los opositores a su gestión le hagan “carga montón” o acoso político, por haberse “puesto al hombro la salud de los quiteños”.

El alcalde, pese a las restricciones sanitarias y las normas de distanciamiento físico, contó con el respaldo de decenas de simpatizantes que habían acudido también a la Fiscalía.

“Quito es Yunda”, “El transporte apoya al alcalde”, “El pueblo te respalda”, se leía en una serie de pancartas expuestas por sus simpatizantes, entre los que se encontraban dirigentes y activistas de algunas asociaciones barriales.

Tras rendir su declaración, Yunda aclaró que él no había convocado a sus simpatizantes, a los que pidió que se retiraran y que cumplieran con las normas de seguridad sanitaria

“Yo no les he convocado, que se retiren a sus casas; si quieren hacer algo por mí, que no se contagien”, sugirió el alcalde e insistió en que seguirá con la aplicación de las pruebas de diagnóstico del coronavirus, para proteger la salud de los quiteños.