Fiscalía de Ecuador allana vivienda de ministro investigado por corrupción

La Fiscalía General del Estado allanó este miércoles la vivienda del ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena, involucrado en una investigación de presunta corrupción relacionada con contratos de comunicación entre 2011 y 2014.

El Ministerio Público, en su cuenta de Twitter, informó que en el marco de la indagación fiscal se allanaron varios domicilios en Quito y la ciudad portuaria de Guayaquil, incluida la vivienda de Michelena.

En los allanamientos los agentes se han incautado de equipos y documentos que pasarán a formar parte de la investigación del caso por supuesta malversación de fondos públicos (peculado) y tráfico de influencias.

Michelena ocupó varios cargos en el pasado Gobierno del expresidente Rafael Correa (2007-2017) y actualmente es ministro de Telecomunicaciones de la administración de Lenín Moreno, un excorreligionario del primero, que se convirtió al llegar al poder en su más enconado rival político.

La Fiscalía  investiga una denuncia periodística sobre supuestas irregularidades en contratos de comunicación entre 2011 y 2014, por un monto que asciende a más de 7 millones de dólares.

Tras conocer la denuncia mediática en su contra, el ministro Michelena aseguró que ésta no encaja en el tiempo, pues recordó que trabajó con Lenín Moreno cuando era vicepresidente de Correa entre 2007 y 2013, y que fue gerente de la agencia de comunicación Veritas entre 2014 y 2017.

No obstante, la Fiscalía mantiene abierta la investigación que podría tardar hasta dos años, según han informado fuentes periodísticas.

El anuncio del allanamiento a la vivienda de Michelena se da en un momento en que Ecuador se apresta a entrar en una campaña electoral para designar al sucesor de Moreno y que tiene entre los candidatos a la Presidencia a Andrés Aráuz, un cercano correligionario de Correa.

Correa, que reside en Bélgica desde que dejó el poder en 2017, cuando Moreno asumió como su sucesor, ha sido acusado de varios delitos de supuesta corrupción, que él niega, y ha sido condenado a ocho años de prisión en el denominado caso “Sobornos 2012-2016”.

Correa mantiene que los casos en su contra responden a una persecución por parte de rivales políticos que supuestamente usan la justicia para mantenerlo fuera de la esfera electoral del país.