Fiscal General del Estado presentó su informe de labores ante la Asamblea

Quito. La fiscal general del Estado, la imbabureña Diana Salazar Méndez, presentó este martes 28 de enero de 2020 su informe de labores correspondiente al periodo comprendido entre el 8 de abril (fecha de su posesión) hasta el 31 de diciembre de 2019. En su alocución, destacó el compromiso institucional de luchar contra la corrupción y la impunidad, además de desarrollar los ejes de su gestión y las principales líneas de investigación que guían el trabajo de Fiscalía.

La fiscal realizó un análisis de los avances institucionales, sobre la base de los tres ejes planteados desde el inicio de su gestión: trasparencia, innovación y efectividad.

Según detalla en un comunicado estos han promovido una mejora continua en la atención a la ciudadanía, a pesar de los grandes retos que debe enfrentar en cuanto a reducciones presupuestarias, obsolescencia tecnológica, infraestructura insuficiente e inadecuada, y falta de personal.

“Nuestra Institución atiende en todo el país a través de 838 fiscalías, de las cuales 498 son multicompetentes y 340 especializadas, en las que actualmente laboran 840 agentes fiscales. Sin embargo, Fiscalía requiere incorporar 541 más, con sus respectivos secretarios y asistentes, para cumplir con estándares internacionales”, dijo Salazar.

La Fiscal General añadió que la entidad que representa requiere también un incremento de alrededor del 50% de su talento humano, además del aumento de un 65% de sus actuales puntos de atención, con una ingente inversión en infraestructura y equipamiento, para cumplir con la tasa internacional de ocho fiscales por cada 100.000 habitantes (actualmente llega a 4,9).

En otro punto de su intervención, manifestó que –durante su gestión– se ha adoptado la política de cero tolerancia a la corrupción, venga de donde venga. “Este es un mal que debemos combatir también puertas adentro, por eso creamos la Dirección de Transparencia en la Gestión y hemos remitido, además, 71 procesos disciplinarios al Consejo de la Judicatura y, entre otras acciones, se han revisado 933 expedientes fiscales con 56 informes de control jurídico», agregó.

La fiscal Salazar explicó los avances en materia de derechos humanos y de género, con la creación de grupos especializados para el seguimiento de casos y la aplicación de normativas adecuadas para evitar la impunidad.

Finalmente, hizo un llamado a las demás instituciones del eje de justicia, “porque la gestión y las cifras presentadas al Ecuador no son el resultado del trabajo en solitario de la Fiscalía General del Estado, sino de una labor interinstitucional conjunta, transparente y bien coordinada.”, concluyó.