Final agridulce en el Leoro Franco

Ibarra.- En medio de gas lacrimógeno y con un piquete de efectivos policiales en la cancha del coliseo Luis Leoro Franco, se realizó la premiación al campeón del Festival Intercolegial de Baloncesto.
El Sánchez y Cifuentes pudo alzar la Copa en la categoría superior. El partido entre los colegios Teodoro Gómez y Sánchez se suspendió debido a un enfrentamiento entre barras que terminó en una verdadera batalla campal.

Los pormenores.- La fiesta de baloncesto estudiantil duró poco. El compromiso empezó pasadas las 16:00. El Sánchez y Cifuentes saltó al parquet del coliseo ibarreño con la convicción de tomarse la revancha.
Mientras que los jugadores del Centenario se presentaron como los favoritos, pues en la fase inicial el Teodoro superó al Sánchez y ayer buscaban repetir ese triunfo, pero se toparon con un equipo salesiano sólido desde el primer minuto.
El cerebro de ese plantel fue Nicolas Imbago, quien asistió con pases, filtró y lanzó con perfección. Al finalizar los dos primeros cuartos la ventaja del Sánchez y Cifuentes era de 33 a 18.
En el tercer tiempo se vivió la misma tónica. Adonis Barahona, jugador principal del Centenario no tuvo suerte bajo el aro ni con los lanzamientos de tiro de tres puntos.
El Teodoro estaba abajo por más de 20 puntos. El espectáculo del Sánchez se paró cuando una bengala llegó al parquet. Esa acción provocó que las barras se enfrenten con palos y botellas al interior del escenario. Edgar Ortiz, presidente de la Federación Deportiva Estudiantil, decidió suspender y responsabilizó los daños del escenario a los colegios Teodoro Gómez y Sánchez y Cifuentes.
El reloj se paró a un minuto y dos segundos de finalizar el tercer tiempo. El marcador final fue de 29 a 52. Con ese resultado los salesianos se convertían en los monarcas del campeonato. Los dirigentes premiaron a los dos equipos finalistas. Además el Sánchez y Cifuentes se proclamó campeón de campeones en varones. Mientras que en damas Sagrado Corazón se llevó todo.

Reacción.- Con un sabor de boca amargo terminó la dirección técnica José Luis Rivadeneira del Teodoro. Dijo que los nervios y el miedo escénico provocaron que sus pupilos no desarrollen su juego como lo hicieron en todo el torneo.
Otra final intensa.- Las mujeres también dieron espectáculo en la cancha.
En la final de la serie superior se toparon Teodoro Gómez y el Oviedo. Este último plantel derrotó 37 a 69. Las hermanas Hipatia y Ariana Valencia hicieron su sueño realidad, pues alzaron el título juntas.