Figuras de la natación en diálogo con ENtv

El guayaquileño Gregory Fuentes y el cuencano Iván Enderica Ochoa son dos de las leyendas vivientes que tiene la Travesía al Lago San Pablo. Los dos referentes de la natación nacional mantendrán un interesante diálogo con ENtv, el canal on line del Grupo Corporativo el Norte (GCN). La cita es mañana a partir de las 19:00.

Hablar de cada uno de ellos es hablar de dos épocas doradas que vivimos con sus triunfos en seguidilla y que los constituía en su tiempo como los invencibles en el agua del lago imbabureño.
Al final de la década de los 60 e inicios de los 70, Iván Coronado, con sus cinco títulos, se coronó como el rey del lago.

Sin embargo, 17 años después apareció un nuevo monarca en este espejo de agua imbabureño. Se trata de Gregory Fuentes, nadador de los registros del Club Emelec. Entre 1989 y 2003, no hubo quien lo detenga, ya que logró hacerse de 11 triunfos, 9 de ellos consecutivos. Su mejor marca la impuso en 1998, cuando cruzó el lago en 44 minutos

Gregory viene de una familia de nadadores. Agustín, su padre, le gustó la natación siendo nadador activo en su Club Emelec y luego pasó a ser entrenador de sus hijos: Gregory y Lolita Fuentes, destacados nadadores que representaron a nuestro país en competencias internacionales.

El lago San Pablo siempre fue su casa, donde respiraban confianza y amabilidad, y donde Gregory se convirtió en leyenda.

El sucesor de fuentes
Cuando Gregory logró su último triunfo en el lago San Pablo, la otra estrella tenía 12 años de edad e iniciaba la práctica de la natación en su querida ciudad de Cuenca. Se trata de Iván Enderica Ochoa.

En 2007, cuando tenía 16 años de edad, Enderica conquistó su primera Travesía. Sin embargo, esa fue la primera de muchas alegrías y conquistas para él.

Iván fue el mejor del Lago San Pablo por 11 ocasiones más, 7 de ellas consecutivas. Pero, la actuación más sobresaliente de Enderica se dio en 2010, cuando cruzó el lago en 39 minutos con 43 segundos. Por otro lado, Iván continúa vigente y en cualquier momento podría conseguir un triunfo más y, así, convertirse en el nadador con más victorias en el lago San Pablo, un espejo de agua situado en el Valle del Amanecer.