Fiesta a la Virgen del Rosario

La celebración de esta fecha conmemora en su origen la singular victoria sobre los turcos, obtenida en Lepanto por los cristianos en 1571.

Esta victoria fue atribuida a la intercesión de la Virgen, invocada con el rezo del rosario. La iglesia católica ha mantenido la hermosa devoción de la meditación del Santo Rosario, desde que Santo Domingo de Guzmán comenzó propagando los misterios de Cristo con la intercesión de la Santísima Virgen. Todos los Pontífices han recomendado a los fieles católicos esta oración familiar que tiene su sencillez y profundidad para anunciar a Cristo y María en la Ministerio de la Encarnación. El Santo Papa Juan Pablo en la Carta Apostólica sobre el Santo Rosario dice: el Rosario en mi oración predilecta. Plegaria maravillosa.

Cuantas gracias he recibido de la santísima virgen a través del rosario. El rosario, en efecto es en realidad contemplar con María el rostro de Cristo. El rosario, comprendido en su pleno significado, conduce al corazón mismo de la vida cristiana y ofrece una oportunidad ordinaria y fecunda, espiritual y pedagógica para la formación del Pueblo de Dios y la nueva Evangelización.

En algunos lugares de nuestro país se honra a la Santísima Virgen del Rosario con una viva devoción, así los fieles de la parroquia de García Moreno reciben a la Madre de Dios en las familias y peregrinan al templo parroquial de su tierra natal. Es hermoso el testimonio de unión en la oración y meditación.