Fiesta a la Virgen de El Quinche

Una de las importantes devociones marianas que el pueblo ecuatoriano tiene, sobre todo las provincias de Pichincha, Imbabura y Carchi es la piedad popular que por tradición familiar viene manifestándose en permanentes peregrinaciones al Santuario de Nuestra Señora de la Presentación de El Quinche, donde muchos devotos han recibido milagros de Dios por la intercepción de la Madre de Cristo que siempre escucha las suplicas de los humildes católicos que acuden con mucha fe.

Cada año, miles de ecuatorianos destinan una noche de sus vidas a caminar durante horas por la carretera hasta llegar al Santuario de la Virgen de El Quinche. La fiesta de la Virgen de El Quinche, Patrona del Ecuador, se celebra el 21 de noviembre y sus devotos la llaman cariñosamente “la Pequeñita”. Algunas tradiciones refieren que a fines del siglo XVI la Virgen María se apareció a unos indios en una cueva y les prometió liberarlos de los osos que devoraban a los niños. El artista Don Diego de Robles talló una hermosa escultura de madera de la Virgen María con el niño en brazos y como los que se la habían solicitado no le pagaron, decidió dársela a los indios oyacachis, a cambio de unos tablones de cedro fino para sus trabajos. Los caciques quedaron asombrados cuando vieron la imagen mariana porque reconocieron en ella los rasgos de la Señora que se les apareció en la cueva. Por quince años la imagen estuvo al cuidado de los indios, hasta que en 1604 el Obispo ordenó que se trasladara al pueblo de El Quinche.