Fierros infernales

Una carnicería como la que está sucediendo en la Franja de Gaza, dentro del conflicto palestino-israelí, debe ser condenada sin vacilación alguna. Pero parece que los intereses políticos regionales y geopolíticos, priman más que el valor de la vida humana, esto ante la impávida expectación de los organismos y países llamados a hacer respetar un alto al fuego inmediato.

En este conflicto de complejidad muy extensa, es fácil llevarse por nuestra emotividad ideológica y maldecir al “cuco” sanguinario del Estado de Israel o a las milicias extremistas del grupo Hamas. En una guerra todos son asesinos, pero en perspectiva de cada bando, son luchadores y patriotas que gozarán incluso del beneplácito de sus dioses. Aquí nuestro enemigo general debería ser la guerra y quienes pregonan por ella, la dirigencia de los dos bandos, a las que no ha importado en absoluto poner a civiles e incluso niños en la mira de sus fierros infernales. El arsenal nuclear de la Guerra  Fría sigue intacto y el peligro de una aniquilación en términos globales también. El guía supremo iraní, el ayatola Ali Jamenei, acusó a Israel de estar cometiendo un “genocidio” en Gaza y pidió al mundo islámico que arme a los palestinos para luchar contra el “régimen sionista”. Si esto sucede –como muchos lo querrán- el polvorín del Medio Oriente podría explotar afectando incluso la paz global, en un mundo en que los nacionalismos belicosos parecen resurgir nuevamente. El presidente estadounidense Barack Obama ha declarado que cualquier solución a largo plazo del conflicto pasaría por “desarmar a los grupos terroristas y desmilitarizar Gaza”. Obviamente a Israel y occidente no le interesa el establecimiento de un Estado Palestino, y los palestinos con todo su derecho histórico, tampoco renunciarán a su patria; tornando aquel conflicto a su punto inicial.En cualquier tipo de conflictos bélicos y más que todo en los conflictos internacionales el papel protagónico de la ONU en la búsqueda de una solución inmediata, debe ser inexcusablemente protagónico. Esperemos que las mentes de los líderes mundiales se “iluminen” y que puedan dirimir con sabiduría en esta clase de conflictos.

 

Raúl Amaguaña Lema
raulamaguana@gmail.com