Ferrocarriles, un patrimonio que se resiste a desaparecer

Ibarra.- Luego que el gobierno nacional anunciara la liquidación y el cierre de ocho empresas públicas, entre ellas la de los Ferrocarriles del Ecuador, la población, principalmente imbabureña, debe interesarse en exigir claridad en los procedimientos y defender un patrimonio que le pertenece.

Algo que preocupa
Algo que ha preocupado en estos días es lo que la ingeniera Anita Villarreal, excoordinadora zonal de los Ferrocarriles, expresó en sus redes sociales, lo cual fue replicad por el artista plástico ibarreño Olmedo Moncayo, quien dijo que “están saqueando nuestro patrimonio”.

Anita Villarreal, señaló: “Todo es museable ya que los motores y mecanismo internos fueron saqueados en el abandono 1970-2007”. También agregó que “la locomotora a vapor que se llevó de Ibarra era la 14, que unos años atrás gestionó Pepe Naranjo que la traigan desde Cuenca sin funcionamiento. Nosotros recuperamos la locomotora Baldwin 18, la segunda en tamaño del país, tampoco funcionaba, se reparó y se trajo para el tramo norte, se enciende una vez al mes para mantenimiento y está en perfecto estado. Además se encuentran la locomotora electrodiesel Alshton 2402, (R Borja) la locomotora TD 2003, una ferrochiva construido en el taller de Ibarra, 6 coches con capacidad total para 180 pasajeros”.

En el 2010, nosotros, precisó Anita Villarreal, encontramos funcionando solo la 10 reformada por Kleintours y el autoferro 86 reparado con recursos del Gad Salinas y cooperación belga. Un coche abierto de klein y nada más.

Y el futuro, ¿cuál es?
El 17 de septiembre de 2020 venció el plazo para que entren en liquidación ocho empresas públicas: Ferrocarriles, Ecuador Estratégico, los Centros de Alto Rendimiento (Cear), Tame, la Unidad de Almacenamiento (UNA), Siembra EP, Correos y Medios Públicos. De ese grupo, tres entidades ya entraron en el proceso de extinción “y llevan adelante los procesos de liquidación con una hoja de ruta definida”, dijo José Andrés López, presidente de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas (Emco).

Entre ellas está Ferrocarriles del Ecuador en donde se trabaja paralelamente en un plan que permita, según López, que una empresa privada se haga cargo del servicio que prestaba la estatal. “Hay varios inversionistas interesados en una alianza público privada, en un convenio de asociatividad o un mecanismo de delegación. Hay que potenciar el ferrocarril, pienso que puede ir más allá del enfoque turístico”, puntualizó.