Una de las ferias artesanales más famosas del norte del país no tiene actividad comercial

OTAVALO.- La actividad comercial en una de las zonas turísticas más reconocidas del país ha mermado, los comerciantes que se han encontrado en este lugar por varios años, observan con gran tristeza la plaza vacía.

La Plaza de Ponchos suspendió sus actividad en el 16 de marzo del 2020 y tras un largo proceso solicitando que retomar el trabajo en este lugar, se reincorporan a su actividad el 26 de agosto.

Comerciantes mencionan que tenían muchas expectativas, ya que querían recuperar todo el trabajo que habían perdido en todos esos meses, sin embargo, manifiestan que nunca imaginaron que se iban a encontrar con una plaza completamente vacía.

Jóvenes, adultos y algunas personas mayores se encuentran en las callambas, mirando a los vehículos pasar, arreglando una y otra vez su mercadería, esperando que algún cliente se acerque a comprar, sin embargo esto no sucede.

“Nosotros venimos madrugando para trabajar, es un hábito que se tiene, después de tantos años de hacer eso aquí, y seguimos haciendo lo mismo, pero ahora ya no se vende nada, a veces se vende unas tres o custro cosas, otras veces nada” menciona Rosita Terán.

“Los fines de semana sabe venir gente, pero más es por la feria que saben hacer en la calle. Luego vienen acá y siguen pasando, pero igual no se vende mucho. Estos tiempo ya se ha visto a más turistas que vienen, ellos si compran algo, pero de ahí, las personas de aquí ya no compran” menciona Armando Gualapuro.

Los vendedores de esta plaza indican que han intentado atraer a más visitantes, mostrando que es un lugar seguro para comprar, es por eso que han cumplido con las medidas de bioseguridad, implementando bandejas de desinfección, el dispensador de alcohol o gel antiséptico, de igual forma respetan el distanciamiento social.

Mencionan que la situación es muy difícil ya que ellos también se encuentran con deudas y otros gastos que se tiene al ser productores y comerciantes, por tal motivo aún se mantienen en ese lugar, esperando a que retome la actividad comercial que solía desarrollarse antes de la pandemia, sin embargo se mantienen en sus callambas con mucha esperanza de mejora.

Los comerciantes manifiestan que otro factor que ha reducido la afluencia a este lugar, también se refiere a que en todas las calles se encuentran vendedores, las casas que antes eran sólo casos, ahora han visto la necesidad de poner algún negocio ya sea venta de ropa, calzado, abastos, restaurantes o mascarillas, y de alguna forma hacen que las personas no vean la necesidad de llegar hasta el centro de la ciudad y por ende a la Plaza de Ponchos.