Feria de informales en Otavalo ‘no va más’

Otavalo.- La feria sabatina de vendedores informales que, desde el 22 de agosto se organizó en un tramo de la calle 31 de Octubre, llegó a su fin ayer. Agentes de Control Municipal notificaron a todos los vendedores informales que se ubicaron en este sector sobre esta novedad.

Los comerciantes esperan que esta decisión sea analizada por las autoridades y se les permita continuar con la actividad comercial en este lugar.

La decisión.
Los Agentes de Control Municipal entregaron un comunicado en el que se asegura que a partir ‘del sábado 10 de octubre la feria ubicada en la calle 31 de Octubre, por motivo de la emergencia sanitaria, queda suspendida de manera definitiva”.

La posible reapertura de la feria sabatina en las calles Sucre, Modesto Jaramillo, Colón, Morales, Salinas y Quiroga llevaron a las autoridades municipales a tomar esta decisión.

Con la reapertura de las actividades comerciales en estas calles el municipio completa el funcionamiento de todos los mercados autorizados del cantón.

Traslado
Para los vendedores que ocupan un espacio en este sector y que no tengan puestos en cualquiera de las calles mencionadas, la municipalidad ha destinado un espacio en la Liga Deportiva Cantonal, como una alternativa para desarrollar estas actividades comerciales.

Esta disposición preocupa a más de un centenar de vendedores informales que por siete sábados consecutivos han ocupado este tramo de la calle 31 de Octubre.

Vendedores informales
En este espacio hay un buen número de vendedores que tienen puestos en las calles en donde se va a retomar la actividad comercial, pero hay otros que han logrado hacer de este espacio su única oportunidad de vender sus productos son tener que estar recorriendo las calles.

“Estamos preocupados porque nos han informado que desde la próxima semana nos van a trasladar a otro lugar. Aquí estamos cerca del centro de la ciudad y hay gente que puede adquirir nuestros productos. El sitio que están proponiendo está alejado y es más probable que nadie vaya a comprarnos”, dijo Mercedes Padilla, comerciante informal oriunda de la comunidad Pucará Desaguadero.

El testimonio de esta comerciante se replica en decenas de vendedores. Algunos aseguraron que ya se están organizando para solicitar a las autoridades permanecer en este espacio.

Informalidad
Mientras este grupo de Agentes de Control Municipal notificaban en este sector, decenas de vendedores informales se ubicaron en las veredas de la calle Sucre provocando aglomeraciones.