Feria informal en Otavalo fue reubicada

Otavalo.- Con un operativo en el que participaron 42 Agentes de Control Municipal, ACM, y ocho miembros de la Policía Nacional, ayer se logró ubicar a la mayor parte de vendedores informales en un tramo de la calle 31 de Octubre.

La feria que la semana pasada ocupó cerca de tres cuadras de la calle Modesto Jaramillo, esta semana no se realizó.

Control municipal
Los habitantes de la calle Modesto Jaramillo esperaron la llegada del fin de semana con el deseo de que los vendedores informales no vuelvan a invadir la vía de forma desordenada.

Los ACM, desde las 04H00, iniciaron el operativo colocando vallas en una cuadra de la calle Morales y otra en la calle Colón, en donde inició la invasión de vendedores informales, hace cuatro semanas.

El director de Seguridad ciudadana, Marcelo Burbano, explicó vía telefónica que para este operativo se solicitó el apoyo de Policía Nacional y Ejército.

“Aunque en un número menor al solicitado tuvimos la presencia de 8 policías, que de alguna manera ayudó en el control pero del Ejército no llegó el apoyo”, explicó Marcelo Burbano, asegurando que el trabajo fue prácticamente realizado con los ACM.

Disposiciones
El operativo se aplicó en todo el casco comercial de la ciudad incluido el sector del Copacabana, pero como es de costumbre, algunos vendedores informales hicieron caso omiso a las disposiciones de los ACM y se ubicaron en las calles Sucre y Abdón Calderón.

Algunos, pese al pedido de los ACM de no hacer puesto en la vía, permanecieron frente a negocios y viviendas de la zona. El operativo aplicado ayer se ejecutará mientras dure la emergencia, así lo confirmó Burbano, asegurando que esta semana se retomarán las actividades en la Plaza de Ponchos.

Opiniones.
La feria se desarrolló en aproximadamente tres cuadras de la calle Quito, desde la intersección con la calle Quiroga, hasta la vía de circunvalación. “Aunque hay un poco más de orden todavía hay vendedores que no respetan el uso de la mascarilla. Se debe socializar la ordenanza municipal con los comerciantes por el bienestar de todos.”, dijo Ernesto Santillán.

Para los vendedores informales, el espacio en donde fueron ubicados no atrae a los compradores por estar un poco alejado del centro de la ciudad. “No tenemos un sueldo fijo y vivimos del ingreso diario por eso salimos a vender arriesgando nuestra salud. Acá hay más orden, pero no hay compradores, Es casi mediodía y no he vendido nada. Hay muchos que tenemos puesto con matrículas, pero no lo podemos ocupar.