Feria con bajas ventas en Tulcán

Más de 100 comerciantes ubicados en el parque Ayora de Tulcán estuvieron desde el 20 de noviembre ofreciendo productos navideños y de fin de año, cada uno con el objetivo de vender todo.  
Cada uno de estos negociantes llegaban desde muy temprano a ordenar sus espacios de trabajo, quienes se quedaban hasta las 10 de la noche.
Las ventas eran de camaretas, juegos pirotécnicos, pelucas, muñecos grandes hechos de aserrín, disfraces y más productos para despedir el año en Tulcán.
Cabe señalar que uno de los problemas que ha afectado al comercio de esta ciudad es la crisis económica que han vivido durante casi un año, y todo esto, según la mayoría de estas personas es por la implementación de salvaguardias y la devaluación del peso en Colombia. Bertha Rosero, de la Asociación Tomico, tiene un espacio para su venta en el parque, ella vende caretas, pelucas, antifaz, gorros, máscaras y  lentes, con precios cómodos, según ella para que los mismos ciudadanos hagan el gasto.
Bertha participa cada año en ferias como estas, comenta que la venta ha estado floja. “No hubo gente como pensábamos, todos se fueron para Ipiales”.

EXPRESIONES
Además, tiene 15 años siendo parte de estos negocios, Bertha hace la comparación con las ventas que se realizaron el año pasado. “El año anterior estuvo bueno y hoy la venta fue regular”.
Rosero no tiene un negocio donde pueda atender todos los días, ella es comerciante ocasional, ofrece sus productos en febrero, por el Día del Amor y la Amistad; mayo, Día de la Madre. Es decir, por temporadas.
Blanca Tarapuez, tiene ocho años siendo comerciante independiente, también habla sobre el comercio de este año.
Sentada y arreglando los productos que ofrece, uno de ellos, los juegos pirotécnicos en su puesto de trabajo, ubicado también en el parque Ayora.
Blanca también asegura que la venta ha estado mala. “Igual que la temporada de Navidad, para el 24 de diciembre estuvo flojo”.
En su puesto de trabajo, la venta de años viejos era de 8, 6, 10… dólares, “a todo precio”, indica Blanca. Sus productos eran más económicos, “para ver si la venta sale en esta temporada”.
Entre los productos que brinda Blanca, la máscara de caucho es lo que más ha vendido desde que empezó la temporada de fin de año.
“Antes sacábamos más productos, ahora sacamos poco, porque tenemos miedo que nos sobre”. 1 000 dólares comenzó invirtiendo en su puesto de trabajo con adornos navideños desde el 20 de noviembre, que mientras vendía  iba invirtiendo un poco más.
Los fines de semana se evidenciaba el mismo ambiente que el resto de los días, “casi no se ve gente, esto queda solo”, dice Blanca.
Karen Obando es otra comerciante que se siente afectada en las ventas. “Nos ha ido muy mal porque casi toda la gente se va para Colombia”. Además, dice que estuvieron esperanzados por los mismos tulcaneños, pero que también se trasladaron a otros lugares.
En su espacio de trabajo vendieron cosas del año anterior, “lo novedoso casi no se ha vendido”, juegos pirotécnicos es lo que más vendieron para el fin de año.