Feliz Año Nuevo 2020

Agradecidos con el tiempo que Dios nos concede en este mundo, tenemos que tener nuevas metas de superación personal y social, para recibir el nuevo año 2020 pidiendo al Dios Santo su providencia sobre toda la humanidad, para que nos libre de la violencia, las guerras, del hambre, el desempleo, y otras necesidades fundamentales en la persona para vivir con dignidad, paz, y felicidad. Jesùs dijo: “Buscar primero el Reino de Dios y lo demàs vendrá por añadidura”; no seamos esclavos de un materialismo consumista, de una tecnología esclavizante y de una mundanidad desahumanizante donde màs somos tentados al tener, poder y placer. Como católicos recibamos el nuevo año con la Doctrina Social de la Iglesia que guía hacia un desarrollo integral de valores. Nuestro país necesita siempre la oración como Santa Marianita imploró por su patria todos como discípulos y misioneros de Cristo debemos crear un ambiente de oración permanente con una conversión a Cristo Salvador. Continuando con la misión Familia, tenemos el pensamiento guía del Santo Padre que dice: «Necesitamos aprender de las madres que el heroísmo está en darse, la fortaleza en ser misericordiosos y la sabiduría en la mansedumbre»; Francisco señaló que «las madres toman de la mano a los hijos y los introducen en la vida con amor» pero advirtió que estos a menudo «van por su propia cuenta, pierden el rumbo, se creen fuertes y se extravían, se creen libres y se vuelven esclavos».