Feligreses renovan su fe en peregrinación

Ibarra. Cada noviembre es especial en la localidad de El Quinche, ubicada al noreste de Quito. Este año no fue la excepción. Desde el viernes último cerca de un millón de personas caminaron con fe en una romería hasta el santuario que lleva el mismo nombre. Para muchos visitar a la Virgen es una renovación de fe. Miles de personas portando velas se unieron ayer en oración en una misa, mientras otros feligreses desayunaban café, empanadas y preparados de plátano que se vendían en los alrededores del santuario.

Seguridad total. 1.872 agentes de la Policía Nacional y 2 500 funcionarios municipales de Quito establecieron un dispositivo especial de seguridad para evitar cualquier tipo de incidencia durante el trayecto.

Caminaron con fe. Pero no solo en esa parroquia rural de Pichincha se registró la devoción por la Virgen de El Quinche, pues en Anto-nio Ante también se vivió un acto de fe.

Ataviados con ropa cómoda, una gorra y galones de agua, más de 500 personas se congregaron en Atunta-qui para acompañar a la Virgen de El Quinche en una peregrinación que desde hace 10 años se realiza de ese lugar hasta Ibarra. Cerca de 15 kilómetros, por la antigua vía que conduce a la Ciudad Blanca, los devotos de la Santa Madre caminaron mientras fueron entonando canciones y plegarias. No les importó, el fuerte sol del mediodía pues para ello llevaron parasoles y protector solar.

Viacrucis. Francisco Mora-les, uno de los peregrinos que guiaba la marcha afirmó que tienen previsto arribar a la capital imbabureña cerca de las 18:00. Vestida de rojo y llevando sobre su cuerpo un rosario plateado, la Virgen era transportada por jóvenes, tanto hombres como mujeres y hasta adultos mayores.

Para Gonzalo Cevallos se trata de un acto de fe del cual no se ha perdido los últimos años.

En la peregrinación por la provincia le acompañó su esposa.

Los miembros del Movi-miento Retiros Parroquiales estaban entre los más emocionados, pues vestían todos con uniforme y aprovechaban para expresar su fe a la Virgen de El Quinche, pues entre ellos había devotos que todavía no conocían el Santuario, localizado en la parroquia del El Quinche.

Los devotos que llegaron de todas partes de la provincia caminaron 6 horas de Atuntaqui hasta Ibarra
La Virgen de El Quinche fue transportada por los feligreses. La caminata partió desde Santo Domingo de Atuntaqui.