Federer madura con los años

carlos davilaEl viernes 16 de febrero pasado, Roger Federer, el genial tenista suizo, se enfrentaba al holandés Robin Haase, en los cuartos de final del ATP de Rotterdam. En los papeles Haase debía ser un contrincante relativamente fácil para Federer, pero era evidente que el suizo encaraba también a sus propios nervios. Y no podía ser de otra manera, porque de ganar ese partido Federer volvería a ser el número uno del mundo, desplazando del primer casillero al español Rafael Nadal, su eterno rival.


Efectivamente logró ganar al holandés pero tuvo que recuperarse de un primer set adverso (4-6) para imponerse de forma contundente en lo que restaba del partido (6-1, 6-1).

Es más, el domingo 18, dos días más tarde, venció categóricamente en la final al búlgaro Grigor Dimitrov y consolidó ese primer puesto.

La hazaña ya está inscrita en los records históricos. Porque Federer, a sus 36 años y medio, se ha convertido en el jugador con mayor edad en alcanzar el número uno mundial. Se debe recordar que hasta 2012 dicho jugador ostentó ese casillero durante 302 semanas. A eso hay que agregar que tiene ya 97 títulos a lo largo de su carrera, 20 de los cuales son de Grand Slam.

Va a ser difícil para Federer conservar ese sitial porque ahora tendrá que luchar con los grandes tenistas que le persiguen y también contra sus propios éxitos. Y es que el sistema de acreditación de puntos de la ATP se maneja con un régimen de sumar y restar. Es decir, si el jugador gana un torneo y se lleva 1000 puntos, el siguiente año debe volver a ganarlo para conservarlos intactos. Caso contrario perderá puntos de acuerdo con la fase a la que llegue.

Para alcanzar su sitial Federer tuvo que reinventar su juego, planificar de manera distinta su calendario de apariciones. Él mismo cuenta que antes saltaba a la cancha con una preparación de cinco minutos y que ahora ese calentamiento previo le toma una hora.

Carlos Dávila Holguín
econdavila51@hotmail.com