fe y reflexión”

Ibarra. “Hay que pedirle al Señor tres gracias que yo lo resumo en esta frase: que Dios nos de ojos para ver, corazón para amar y manos para compartir”, dijo el Obispo de la Diócesis de Ibarra, monseñor René Co-ba Galarza, al exhortar, en el inicio de la Cuaresma, al pueblo católico a vivir en oración, demostrando fe y amor al prójimo.

Significado. Del latín quadragésima, se conoce como Cuaresma al período litúrgico de preparación de la Pascua de Resurrección. La Cuaresma, que se inicia con el miércoles de Ceniza y finaliza el Jueves Santo, es un tiempo de penitencia para los fieles de la Iglesia Cató-lica Romana y de ciertas iglesias evangélicas.

Monseñor René Coba Ga-larza, dio su mensaje al pueblo imbabureño.

¿Preparados para la Cua-resma? La iglesia inicia un camino de 40 días hacia la Semana Santa; son días de reflexión porque celebraremos los misterios más grandes de nuestra fe. La gente va al templo para recordar lo frágiles y humanos que somos.

Y la ceniza, ¿qué significa? Al poner la ceniza en la frente es poner el resultado de algo que se ha quemado. Recordemos que donde hubo fuego cenizas quedan, es una frase linda que nos recuerda que ese fuego es Jesucristo. Esa ceniza nos recuerda que somos polvo y en polvo nos convertiremos. Recordemos que estamos de paso y por lo tanto es un llamado a no vivir como quiera.

Vivir y rectificar… En la vida hay cosas muy lindas pero también habrá cosas que hay que rectificar en lo personal, en lo profesional y en el ámbito social también. Yo suelo decir que hay que sacar la fe a la calle y por lo tanto nos verán con la cruz en la frente.

¿Qué pide la iglesia? La iglesia nos pide en este tiempo una conversión, revisar nuestra vida, preguntarnos cómo esta nuestra vida delante de Dios a quien no lo podemos engañar. Ante la gente podemos tener buena cara y ante nosotros mismos, pero Dios nos conoce y por eso la iglesia nos pide convertirnos ahora.

¿Cómo hacerlo? La iglesia nos pide abstinencia, no comer carne, pero además de eso es no comer al prójimo, no comernos entre nosotros, respetémonos, seguro que hay cosas difíciles, pero pongamos cariño en lo que hacemos, amemos a nuestra familia. La iglesia nos pide más oración que significa hablarle a Dios, pero escucharle también.

¿La iglesia escucha al pueblo? La iglesia es el pueblo, somos todos no solo los religiosos, debemos ser coherentes y consecuentes, eso debe notarse por el estilo de vida, por la actitud de la conciencia, siendo buenas personas.