Fausto y su hijo Felipe sellan su amor para los Halcones

Ibarra. En el fútbol barrial, la mejor historia de amor la protagoniza Fausto Andrés Vásquez Santacruz y los Halcones. El club de Liga Barrial San Antonio de I-barra, es su casa desde los 8 años de edad, que empezó a jugar fútbol.

Primer amor. El lateral derecho ha jugado toda su vida en el club ‘rojinegro’ a pesar de las numerosas ofertas que recibió de otros equipos. Pero los sentimientos no se cambian por nada. Con los sanantonense ha logrado cinco títulos de Liga y cuatro provinciales. Además de un cuarto lugar a nivel nacional hace tres años.

Dentro de esos momentos épicos que deja el fútbol, Fausto recuerda con lujo de detalles la final del Interligas 2011 ante Los Shyris de Otavalo. Fueron campeones derrotaron a los otavaleños 2-1 en un partido digno de una final.

Lo especial de este duelo fue que jugó con la mano derecha fracturada, pues en un partido de cuartos de final se lesionó. Al final el sacrificio valió la pena pues gritó campeón!!

Para Fausto, Halcones es más que un club de fútbol. Es parte de su vida, su pasión, su institución, su alma, su primer amor. Y lo será por muchos años más, pues Felipe, su hijo de 3 años, ya está vinculado al equipo como jugador e hincha.

Todos los fines de semana el menor se coloca la número ‘6’, que luce su padre y lo acompaña a los partidos. Este dorsal también ha sido el único que Fausto Andrés ha lucido durante sus 23 años como futbolista. “Desde que llegué al club lo utilicé, me gustó y ha sido el número de la suerte”, recordó con nostalgia.

Perfil. Actualmente Fausto quien es ingeniero en mecatrónica labora en el ingenio azucarero. Sus estudios primarios los realizó en el Pensionado Atahualpa donde también jugó varios escolares e intercolegiales, mientras la secundaria la hizo en el San Francisco.