Fausto Giraldo: La gente quiere trabajo

giraldoFausto Giraldo, subdirector de Turismo y Cultura de la Prefectura de Imbabura, considera que el tema fundamental es articular a los actores del sector turístico, tanto privados como públicos.

¿En Imbabura qué se desarrolla en el tema turístico para este feriado de Finados?

 

Como Prefectura, el licenciado Pablo Jurado ha dispuesto que implementemos una campaña de promoción del destino Imbabura. Hay que promover todo el destino en las actividades que se desarrollan en cada uno de los cantones.

Si estamos con un ambiente adverso por la devaluación del peso colombiano, ¿qué hacer para tomar decisiones que favorezcan al sector productivo?

No corresponde solamente la promoción. Hay que ejecutar procesos que posibiliten a que las personas entren en confianza con los productos que ofrece la provincia. Mientras los gobiernos provinciales, locales, cantonales pueden desarrollar la promoción del destino, podemos desarrollar actividades de ámbito cultural. A los emprendimientos corresponde el desarrollo de ofertas. Hasta diciembre tendremos 300 emprendedores capacitados. Tenemos una provincia con muchos atractivos.

¿Cómo coordinar con los gobiernos municipales para favorecer el turismo local?

Existe un borrador de ordenanza para conformar la Comisión de Turismo de Imbabura, promover reuniones y delinear políticas para la provincia. Desde el punto de vista de inclusión se conformará la red de turismo de Imbabura que se constituirían en un equipo de difusión y promoción.

¿Cuánto es el presupuesto para el área de turismo en la Prefectura?

En 2015 hemos contado con 449 300 dólares distribuidos en líneas estratégicas, en emprendimientos e iniciativas. No está contemplado el tema de los fondos concursables. Las necesidades de los habitantes son muchas y los recursos económicos son pocos. Garantizamos que pueden ser distribuidos con transparencia para garantizar la atención a la mayor parte de la población.

En el Chota se observan emprendimientos solo en Carnaval. ¿Cómo ayudar a que sean permanentes?

Desde la Prefectura hemos iniciado el proceso de la Ruta del Libertador, que tome en cuenta a Chota, hemos planteado la necesidad de complementar en el Coangue una especie de ecoturismo para aprovechar el espacio físico y constituir un verdadero emprendimiento comunitario.

En el tema político, usted en 2006 fue candidato a diputado, en 2009 a alcalde de Ibarra por el MPD. ¿Más adelante buscará alguna otra candidatura?

Nuestro objetivo no son las elecciones, Nosotros estamos trabajando en esa gestión. No estamos planeando ser candidatos.

¿Existe frustración luego de las derrotas electorales?

Los derrotados se van a la casa, no continúan en la gestión social… Yo nunca he sido derrotado, yo incluso estaré perdiendo en elecciones pero estaré en la lucha por el cambio social que quiere este país. Los derrotados limitan su accionar en función de sus intereses.

¿Qué opina de la realidad del país? ¿Qué conclusión puede sacar sobre el país y la provincia? La situación económica de la población es desastrosa. El aumento del subempleo implica que en el país está pasando algo. No se ha hecho la inversión en un elemento esencial. En Ecuador no se ha generado empleo. Es el momento que los ecuatorianos cuenten con fuentes de empleo y contarán con recursos económicos para cubrir sus necesidades. La gente quiere trabajo.

¿Cómo van a resurgir como Unidad Popular?

No tenemos nada que hacer para resurgir como Unidad Popular porque la Unidad Popular ha surgido. Hay una organización nueva, distinta con un concepto incluyente con todos los actores y sectores, con principios fundamentales…

Pero sin mucho poder…

Las organizaciones sociales tienen afinidad política de distinta índole. Si hoy ha surgido esta Unidad Popular se entiende que contó con el respaldo importante de la población al firmar su adhesión. El poder le otorga la ciudadanía.

Usted se preparó como profesional en una universidad cerrada por el Conea por bajo nivel académico… ¿Qué opina de esta evaluación?

El problema no es la universidad, el problema es la política que se ha implementado en este país. La evaluación debe ser de calidad, es una política de persecución y chantaje frente al requerimiento de calidad y se niega la posibilidad de que los jóvenes tengan educación superior.