Fausto Giraldo: ‘Hay una metida de mano en la organización barrial’

Ibarra. “Nuestra posición no obedece a la autoridad que se encuentra ahora a la cabeza del municipio de Ibarra, no es un problema de confrontar a la administración, sino de mirar los procedimientos y normas que se van aprobando y ejecutando desde la instancia municipal”, dijo el sociólogo Fausto Giraldo, quien fue ratificado en forma mayoritaria, como presidente del barrio Jardines de Odila.

Giraldo, se refirió al instructivo que se pone de manifiesto para la renovación de las directivas barriales en donde se indica que la dirección municipal de Participación Ciudadana será la que convoque, presida la asamblea, dirija la sesión, la que ponga una secretaria ad hoc y con ello solo están evidenciando que hay una metida de mano a la organización barrial.

¿Por qué lo observa? Porque las organizaciones barriales y las organizaciones sociales tienen reconocimientos estatutarios por diferentes ministerios y los mismos están vigentes.

¿No le convence el procedimiento? A mi me parece que se extralimitaron con esa ordenanza de Participación Ciudadana, porque el sistema es para la gestión político-administrativa del municipio y no para el funcionamiento de los barrios. Ahí se equivocaron y se extralimitaron.

¿Qué se debía hacer? Lo que debían normar en el Concejo Municipal es cómo el GAD se articula y se relaciona con los barrios. Lo único que debieron haber puesto en la ordenanza es que los barrios legalmente constituidos designarán un representante al Consejo de Planificación Cantonal para la elaboración del presupuesto participativo, para las asambleas ciudadanas, etc., más de eso no podían establecer.

¿Hay contraposición legal? Incluso le cambian la composición de las directivas. Mientras en el estatuto de los barrios se dice que habrá presidente, vicepresidente, tesorero, secretario, tres vocales principales y tres vocales suplentes, incluso en algunos se nombra síndicos, en el municipio le hacen como una entidad corporativa, como un cuerpo colegiado, en donde dicen que se elegirá a 7 representantes y entre ellos decidirán quién es el presidente, vicepresidente y otras dignidades. Entonces, me pregunto, ¿para qué convocan a los vecinos?

¿Se generó un problema? Primero ya hubo la metida de mano en la organización barrial, porque definitivamente no podía ir la dirección de Participación Ciudadana a dirigir, sentar actas, ni nada por el estilo.

¿Qué se pretende? Todos sabemos que cuando la autoridad de turno tiene el control de la organización social también evita la confrontación, la crítica ciudadana y el cuestionamiento frente a su incapacidad, negligencia, incumplimiento de las obras y propuestas que no caminan. Yo creo que están iniciando tal cual la moda correísta en la que le metieron la mano a todas las instituciones. Aquí en la administración en chiquito, hicieron lo mismo.

Pero, ¿con qué finalidad? Evitar más adelante que haya este tipo de observaciones ciudadanas frente a las necesidades y la insatisfacción de la gente. Resulta que ven cómo reestructurar y reorganizar las directivas barriales para que ojalá la mayoría puedan ser cercanos a la administración.

¿El tema tiene un propósito político? Hay una perspectiva, de lo que nosotros conocemos, a finales de este mes se convocará a una asamblea para elegir los consejos parroquiales y ahora ya entendemos por qué se ha dispuesto que se elijan las directivas barriales “nuevas”. Es con la finalidad de captar la conducción del consejo parroquial, que ellos sean súbditos y que respondan a la administración municipal y a su alcaldesa.

Pero se nota desunión barrial… Lo que se ha generado es una disociación en cada uno de los barrios. No olvidemos que cada barrio tiene su forma de autodeterminarse, autodefinirse. Independientemente de que haya posiciones divergentes, la autodeterminación y la libertad de asociatividad hacen que se resuelvan los problemas, pero ahora lo que hay es confrontación en algunos barrios.

¿Qué se gana, a quién beneficia? La administración municipal atiza las diferencias existentes en los barrios y no se topan los problemas fundamentales del cantón. Hay cuestiones tan importantes que no están siendo topadas, sin embargo, entran en temas suntuarios que no le competen a la administración. Se debe entender que el sistema de participación ciudadana es para la articulación del municipio con el barrio y no para dirigir los barrios.

¿Que le dice a la alcaldesa? Hay que decirle que responda, porque hay que hacer una consulta a la Procuraduría de qué tiene mayor peso, si el estatuto y el acuerdo ministerial que lo emitió o, la ordenanza de Participación Ciudadana, respecto a la legitimidad y legalidad de las directivas barriales. Entraron en un lío de gana, nosotros en lo personal vamos a demandar porque es un problema de cómo se le metió la mano a la libertad de asociación y autodeterminación de la organización barrial.