Fanesca nuestra

german muenalaUno de los valores de mayor identidad que tienen los países es su gastronomía y en el nuestro la fanesca es el plato de la identidad ecuatoriana.

Sin lugar a dudas lleva esa mixtura de la cocina tradicional andina, con especies y esencias de los pueblos de la amazonia y la costa, combinada con elementos de la cocina occidental.
Cada familia y sector tiene sus aderezos propios y sus secretos para su cocción y presentación, pero no hay fanesca más rica que la de mamá.
Vengo de una familia tradicional y con mucha cultura gastronómica, los secretos de Mamichita aun se conservan, recuerdo a mi abuelita cuando nos ponía al lado de la tulpa y de cualquier manera nos ponía a hacer algo para ayudar en la cocina, ante las preguntas que le hacíamos siempre nos decía que si no le ayudábamos la comida no salía rica.
Si mi profesión fuese la de chef seguro que hubiera maximizado esos conocimientos y sería un cocinero de mucho éxito, ahora mi madre en su negocio lleva gran parte de esos secretos puesto en valor cuando hace las tortillas con fritada y ahora la fanesca que conserva no solo la tradición si no esos saberes familiares.
El secreto de la fanesca nuestra es que lo hacemos en familia y en minga, tiempo para el diálogo generacional, pelando granos, preparando los aliños e ingredientes, alistando el fogón de leña porque la cocción perfecta se logra solo en la gran paila de bronce que se la conserva como un patrimonio familiar.
Muchos chefs internacionales en sus visitas a Ecuador y en este esfuerzo de elevar la cocina ecuatoriana a un nivel internacional, han coincidido en que el plato emblema del país es la fanesca, así como son los tacos mexicanos, la pizza italiana, el ceviche peruano, la parrillada uruguaya o la empanada chilena; sería la fanesca ecuatoriana.

Germán Muenala Vega
muenalagerman@gmail.com