“Familias fueron desalojadas de una manera inapropiada”

IBARRA.- Angélica Manríquez Vargas, es la directora de la fundación “Armonía universal” que por autogestión consigue ayuda para las personas en movilidad humana, principalmente venezolanos que llegan hasta la provincia de Imbabura. Ella, desde su visión analiza cuál es la realidad que se vive al momento en esta ciudad luego de un desalojo de 14 familias que ocurrió desde un centro de acogida.

¿La salida de 14 familias migrantes cómo lo califica usted?
Bueno, es un proceso que a mi entender no se ha manejado de una manera correcta, porque estamos hablando de seres humanos, hay protocolos de desalojo, retiro de espacios públicos, etc.

¿Quién tiene que manejar adecuadamente estos procesos?
En el caso puntual la Misión Scalabriniana es una institución jurídica que tiene sus protocolos, pero han sido 14 familias que han sido desalojadas de una manera inapropiada. En la Defensoría del Pueblo se ha denunciado este caso y algunos de ellos han presentado pruebas de todo lo que ha sucedido y lo que se trata es de llevar los procedimientos con paz, en orden, pero respetando las normas nacionales e internacionales.

La Misión Scalabriniana ha demostrado un amplio trabajo en muchos años. ¿por qué la queja?
El malestar es porque dicen que han firmado documentos y se les ha ofrecido un dinero llamado ‘renta segura’ que es de USD 100 por familia y este es el objetivo para no generar mendicidad o los problemas que estamos viendo en las calles o parques de la ciudad, lamentablement6e esto se ha salido de las manos de ellos mismos y de las organizaciones…

¿Hay varias organizaciones de ayuda social para estos casos?
Hay un sinnúmero de organizaciones que manejan recursos internacionales importantes y no estamos hablando de fondos pequeños como el que podría manejar el Municipio de Ibarra, por ejemplo, sino que ellos manejan muchos más recursos anuales para tratar esta delicada problemática.

¿El trabajo de ustedes como fundación como financian?
Es todo autogestión con apoyo de ciudadanos ibarreños a los que debo agradecer. Hay veces que cuando estamos dando de comer, se han parado camionetas de ibarreños que llegan a entregar comida de su buen haber. De las organizaciones no podemos decir que todas son iguales, pero se debe poner en conocimiento de que encima de ellas hay estamentos que pueden regularizar y observar los procesos.

¿No son todas las organizaciones, dice usted?
Felicitamos a las que cumplen su papel pero hay otras que no se manejan bajo los protocolos que se deben manejar y mas bien deberían unirse a este trabajo de manera articulada.