Familiares no quieren que la muerte del niño Emerson quede impune

Con tristeza, indignación y esperanza de que se haga justicia, los familiares, vecinos y amigos de Emerson Ignacio Mendoza Lara, de 13 años de edad, se reunieron en la entrada al barrio La Florida, para pedir a las autoridades que la muerte del menor de edad, no quede en la impunidad.

El niño falleció tras ser atropellado, el último 30 de julio, en la avenida Mariano Acosta y calle Agustín Rosales, testigos del hecho afirmaron que el vehículo causante del accidente, se dio a la fuga, mientras el cuerpo sin vida del infante, quedó tendido en el piso.

Horas después del hecho, se conoció que la furgoneta blanca que habría atropellado al niño, mientras se movilizaba en su bicicleta, fue localizada abandonada en el interior de una mecánica cerca al lugar de los hechos, sin embargo el conductor no estaba en el sitio. Mientras los agentes de control municipal, con el apoyo de las cámaras del ECU
9-1-1, ubicaron al automotor, los miembros de la Policía Nacional levantaron el cuerpo sin vida del menor.

Adriana Mendoza, hermana del niño, dijo que Ignacio fue un niño lleno de sueños e ilusiones. “No solo fue mi hermano, para mi fue mucho más. Lo único que les pido a las personas que están a cargo de que la Ley es que se la aplique y se haga realidad la justicia de mi hermano. Vamos a hacer todo con fe en Dios, que es el único que nos va a ayudar a sacar la verdad a la luz. Lo único que pido es que lo que le pasó a mi hermano no quede en la impunidad, porque él estaba lleno de metas y ahora ya no está aquí”, mencionó la mujer.

El otro hermano de la víctima, Carlos Marcelo, aseguró con la voz entrecortada que eran tres hermanos. “Él era el menor, el más querido de la casa. A nosotros nos contaron que sucedió entre las 16:30 y las 17:30, los testigos dicen que la furgoneta blanca ha venido en exceso de velocidad, se pasa en rojo, y ahí ocurre el accidente.

Él murió en ese instante, mi hermano había estado pasando el paso cebra y el cuerpo ha volado aproximadamente 15 metros, hasta la parada del bus, luego del golpe. El señor estuvo detenido, al principio nos negaban”, mencionó el joven y solicitó que el culpable debe pagar por el error cometido con su hermano.