Familiares de desaparecidos y su lucha incansable para encontrar a sus seres queridos

ojo

Quito.- “¿A dónde van los desaparecidos?
¿Y cuándo vuelve un desaparecido? Cada vez que lo trae el pensamiento.
¿Cómo se le habla al desaparecido? Con la emoción apretando por dentro…”. Así se expresa Rubén Blades en su canción ‘Desapariciones’, como un homenaje a quienes no se sabe dónde están…
Son preguntas difíciles de responder, especialmente para aquellos que perdieron a un familiar del que no han vuelto a saber.

Inicio. El dolor une a los integrantes de la Asociación de Familiares de Personas Desaparecidas del Ecuador, Asfadec.
Walter Garzón inició con plantones en la Plaza Grande, en Quito, para buscar respuestas que hasta el momento no llegan, sobre la desaparición de su hija Carolina, el 28 de abril de 2012.

Telmo Pacheco siempre observaba los plantones y se unió a ellos, porque su hijo, Telmo Orlando Pacheco Aguilar, desapareció en Loja, el 3 de noviembre de 2011. Tenía 33 años y desde entonces no se sabe nada de él. Recibieron el mensaje de que iba a un retiro espiritual, pero hasta la actualidad no retorna a casa y su familia perdió contacto con él.

A los plantones se iban sumando personas con el mismo dolor, hasta superar las 100. Telmo inició así la conformación de Asfadec, de la que es su presidente.

Estadística. 4 402 desaparecidos en Ecuador es la cifra que maneja la Asfadec, entre el 1 de enero de 2013 al 15 de julio de 2016, cifra que no coincide con la Fiscalía General del Estado, que maneja el registro de 1 511 desaparecidos y que el 65 % son de la época de Febres Cordero, “pero eso no es así”, recalca Pacheco.

“Todos los días desaparecen personas. La Fiscalía ya no quiere entregar las estadísticas”. Manifiesta que existen inconsistencias en las estadísticas manejadas por la Fiscalía General del Estado.

Objetivo. Con Asfadec, se logra visibilizar a las familias de los desaparecidos, para que todos sepan de su lucha.

El Presidente de la Asociación afirma que por la presión generada se creó la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros, Dinased,  pero precisa que los agentes no están preparados para la investigación de casos de desaparecidos.

La Asfadec planteó en la Asamblea del período anterior que se tipifique a la desaparición como un delito, pero no lograron resultados. Lo que sí obtuvieron es que se cree la Comisión para desaparecidos.

Insistirán en el proyecto de ley para la tipificación del delito, pero lo que se necesita es voluntad para su aprobación.

Las esperanzas nunca mueren, “mi ilusión es volver a ver a mi hijo”, expresa Telmo Pacheco. Los plantones se repiten en varias ciudades del país.  Mientras tanto, como dice la canción de Blades, el desaparecido vuelve cada vez que lo trae el pensamiento y cada familia le habla con la emoción apretando por dentro, con la esperanza de volver a abrazarlos, de volver a escuchar su voz en algún momento.