Familia sigue al borde del peligro en el barrio 20 de Octubre

Ibarra. “Tengo miedo que se caiga la casa y nosotros estemos en el interior durmiendo”, es el lamento de María José Godoy que por más de ocho años tiene su casa colgando al filo de la quebrada de Las Flores, en el barrio 20 de Octubre, Ejido de Caranqui.

La mayor afectación que tuvo la vivienda fue en abril del año pasado.

Las fuertes lluvias ocasionaron que el cauce del río atraviese por la quebrada, causando la erosión de la misma.

En aquel entonces María José se encontraba con su familia durmiendo. Recalcan que en un inicio pensaron que era un temblor, pero que al salir se dieron cuenta que lo que sucedió era por la creciente del río.

Comentario. “Cuando pasó esto mi familia tuvo que salir por más de un año de la casa, por el problema y el peligro que conllevaba vivir en ella”, dijo María José. Además, resaltó que tuvo que regresar ya que ese es el único terreno que tienen para vivir.

La casa tiene más de 50 años, menciona María José al contar que en un inicio su propiedad era mucho más amplia. Dijo que con el pasar de los años ya han perdido más de 15 metros de terreno.

Al entrar al sector se puede observar como una esquina de la casa está al descubierto, la columna que la reforzaba se ha desprendido de ella en su totalidad por la fuerte creciente de agua que atraviesa por la quebrada en temporada de lluvia.

Actualmente construyeron dos cuartos un poco más alejados de la quebrada. La casa que se encuentra al filo de la misma la usan como bodega.

“Fuimos a hacer un pedido al alcalde, autoridades, gestión de riesgos pero ninguna autoridad supo darnos una solución y cada vez que hay lluvia tenemos miedo de que la casa colapse totalmente”.

Vecinos. Segundo Guerrero y Olga Cuastumal viven en el sector por más de 30 años, ellos mencionan que en un inicio la quebrada no era tan amplia ni profunda, los moradores la asemejan con una acequia.

Resaltan que en época de invierno por la quebrada bajan piedras grandes, árboles y desperdicios afectando a las personas que tienen sus terrenos al filo de la quebrada.

Recalcan que este problema se da por el poco cuidado que las autoridades han dado al sector.

Antecedentes. En 2011 diario EL NORTE informó sobre la situación de la quebrada. En aquel entonces se había conversado con el antiguo propietario del lugar, Medardo Godoy.

En ese tiempo el señor supo manifestar que todo el filo de la quebrada es una zona riesgosa.

El único pedido que tiene la familia es que se realice una intervención urgente al lugar. Hacen énfasis que cuando el agua crece, sienten como el piso empieza a temblar, lo que causa el temor en la familia Godoy.

Otro de los inconvenientes que tienen los moradores del sector es la falta de un puente que conecte el Chamanal con el barrio 20 de Octubre. Carmen Gordillo, quien vive en el sector desde hace 15 años, menciona que para tomar el bus, debe cruzar la quebrada.

Autoridad. Un representantes de la Unidad de Gestión de Riesgos del GAD Ibarra mencionó que si algún ciudadano tiene inconvenientes en su vivienda, debe acudir a colocar la denuncia en el departamento de Gestión de Riesgos para que se realice la respectiva investigación y estudio del sitio.