Ecuatoriana en España manda un mensaje de ánimo a su familia en Quito y Otavalo

Luisa Vega tiene familia en Otavalo y Quito, y a través de las redes sociales contó la dura situación que se vive ante la emergencia por el nuevo coronavirus.
Es enfermera, pero por su actual estado de salud no ha podido volver a su trabajo desde que inició la emergencia. Vive con su familia en Vitoria, al norte de España.
Una de las rutinas en este sitio es aplaudir cada noche al personal que sale a trabajar y que se enfrenta a este virus.

Una de las rutinas en este sitio es aplaudir cada noche al personal que sale a trabajar y que se enfrenta a este virus.

Expresión
Desde hace 20 años reside en este país con sus padres y un hermano. “Es una situación difícil que nos ha tocado vivir, aquí es grave, hay mucha gente que se está muriendo, especialmente del sector vulnerable”, contó Luisa mediante Whatsapp.
Los recursos, según Luisa, se están terminando, “en los hospitales ya no hay mascarillas, se prevé que en esta semana lleguemos al pico máximo de contagios”, añadió.
En este país se han registrado más de 70 mil contagios de Covid-19. Luisa también indicó que está previsto tomar medidas más estrictas de cuarentena.
En un principio en Vitoria hubo pocos casos, pero poco a poco se fue propagando. En 15 días, según Luisa, pasaron de 4 casos a 435, donde las autoridades empezaron a establecer la cuarentena. “Hasta ese momento la gente siguió con la vida normal acudiendo a sus trabajos”.

Preocupación
Cada día, de acuerdo a esta ecuatoriana, se van sumando más contagios y muertes, específicamente de adultos mayores. “Aquí en Vitoria se están desalojando muchas residencias, aunque es general en todo España”.
Para ella, esta es una situación difícil e inusual. “La gente no puede salir, solo lo hace para cuestiones básicas como comprar comida, ir a la farmacia”.
Las multas para las personas que no cumplen con la disposición de quedarse en casa, también se aplica en este país, así lo aseguró Luisa. “La gente ha tomado conciencia un poco para no salir”.

Temor, miedo…
Además, comentó que al principio la gente no tenía conciencia de la gravedad. “Nos fuimos dando cuenta poco a poco”. Cuando deben salir por necesidad básica, Luisa dijo que da mucho temor, miedo “porque es un peligro de contagio. Solo el hecho de pasar al lado de alguien que tose causa recelo y miedo. Aunque guardamos un metro de distancia siempre tenemos cuidado, la gente está a la defensiva, esquivando a las personas que ven por las calles”.
A pesar de viven con miedo, Luisa considera que hay unión, “toda la gente está unida, a las 20:00 por ejemplo, salimos a aplaudir a todas las personas que están trabajando. A pesar de que estamos aislados en nuestras casas, las personas se sienten más unidas y sienten la empatía por los que están enfermos y han muerto”, contó.