Familia de Paola Moromenacho exige se aumente la condena a su asesino

Cayambe. La sentencia de 34 años 8 meses es lo que pide la familia de Paola Moromenacho para su expareja.

Paola fue asesinada en agosto de 2017, en manos de su exesposo, un ciudadano español condenado a 26 años de cárcel por el delito de femicidio.

La audiencia de apelación debía realizarse el jueves 14 de febrero, pero se postergó para el martes 2 de abril, a las 14:30 en la Corte Provincial de Pichincha.

Proceso. Juan Carlos Moromenacho, hermano de Paola, explica que se solicitó el aumento de pena, pues el Tribunal de Garantías Penales, de cinco agravantes, solo tomó en cuenta uno.

Precisa que, del Art. 142 del COIP, que establece las circunstancias agravantes del femicidio se tomó en cuenta el numeral 2, que establece que exista o haya existido entre el sujeto y la víctima relaciones familiares, conyugales (…) o cualquier otra que implique confianza, subordinación o superioridad.

En el caso de Paola, su asesino fue su esposo y con él procreó una hija.

Del Art. 142, Moromenacho especifica que, en cambio, no se tomó en cuenta el numeral 4 en el que se considera como agravante que el cuerpo de la víctima sea expuesto o arrojado en un lugar público. El cuerpo sin vida de Paola fue abandonado en un bosque, ubicado en Cayambe.

Tampoco se tomaron en cuenta los agravantes generales que se puntualizan en el Art. 47. El numeral 1: “ejecutar la infracción con alevosía o fraude”.

Moromenacho explica que en el crimen contra su hermana el agresor sí actuó con alevosía, pues “le llevó con engaños y, premeditadamente, hizo las cosas”.

Otro agravante que se obvió, según Juan Carlos, es el numeral 7: “cometer la infracción con ensañamiento en contra de la víctima”, en este caso, los familiares puntualizan que el asesinato fue con ensañamiento, al provocar el mayor daño posible a la víctima.

Paola fue asesinada con 15 puñaladas, además tenía golpes en la cabeza, cortes en los brazos (defensivos).

“Eso es ensañamiento y tampoco fue tomado en cuenta”. El cuarto agravante que no se consideró fue el numeral 11 del Art. 47 que estipula “cometer la infracción en perjuicio de niñas, niños, adolescentes (…)” . En este caso queda una niña que está huérfana y tampoco fue tomado en cuenta por el Tribunal, enfatiza el hermano de Paola. “Con los agravantes tiene que aumentarse un tercio a la sentencia, que son 34 años ocho meses y eso es lo que estamos apelando”, afirma Juan Carlos Moromenacho.

Varios plantones se han desarrollado para exigir justicia. El 14 de febrero se alistaba otra actividad.