Quito. A un año de prisión fue condenada la exvicepresidenta de la República, María Alejandra Vicuña, por el delito de concusión, según se informó desde el Tribunal Penal de la Corte Nacional de Justicia, este jueves 30 de enero de 2020.

Ella fue acusada por la Fiscalía General del Estado de exigir pagos a sus colaboradores cuando desempeñaba funciones como asambleísta en el caso conocido como Diezmos. En principio, por el tipo penal, se la sentenció a cuatro años de privación de la libertad, pero su defensa consiguió que se reduzca a solamente un años.

Además deberá cancelar una indemnización equivalente a cuatro veces más el valor que fue encontrado en sus cuentas bancarias y que depositaron sus asesores. Es decir la cantidad a cancelar supera los 170 mil dólares ya que el monto que determinó la Fiscalía es de 43 mil dólares.

El pasado 8 de enero del 2020 se realizó el último día de la audiencia de juicio de Vicuña. La Fiscalía tuvo en sus manos 34 evidencias como por ejemplo testimonios de agentes investigadores, peritos, exfuncionarios bancarios y también el exasesor de Vicuña Ángel Sagbay. de su parte, la abogada de Vicuña, Ana María Ontaneda, presentó 28 pruebas, entre estas, la versión de 16 excolaboradores de Vicuña

En mayo de 2019, el juez Iván Saquicela llamó a juicio a la exfuncionaria. Cuando estuvo en la Asamblea, por Alianza País, Vicuña recibió aportes por parte de colaboradores legislativos. Las transferencias iban al movimiento Alianza Bolivariana Alfarista (ABA).