Migrantes extranjeros expresaron su malestar porque no reciben ayuda necesaria

Pasan las noches en los parques, canchas de fútbol y veredas, mientras que en las mañanas buscan cómo solventar sus necesidades. Así es la vida de muchos ciudadanos que se encuentran en contexto de movilidad humana y que han hecho de Ibarra su hogar, al huir de tierras venezolanas.

Sin embargo, al ser migrantes reciben ciertas ayudas de los gobiernos y organizaciones. Pese a ello, Jesús del Carmen Briceño se siente molesto porque no recibe la ayuda necesaria de una organización, específicamente de HIAS.

Hace dos meses y medio llegó a Ibarra con su familia y amigos, contó que desde la organización le indicaron que no calificaba para recibir la ayuda, “me dijeron que lastimosamente no hay finanzas”. Tras este malestar y junto a doce menores llegaron a las instalaciones de HIAS la tarde del miércoles a exigir el apoyo.

“Nosotros queremos integrarnos a la sociedad, tener un empleo digno, dejar de estar comiendo en la basura”, comentó el ciudadano. Además, aseguró que son personas “justas y dignas que denunciamos a los malos venezolanos porque los buenos somos más”.

Ante estos hechos, tratamos de comunicarnos con los representantes de HIAS, pero nos indicaron que debemos enviar un correo solicitando la entrevista, estamos a la espera de la respuesta.