Expolicía Nelson Puentestar: “Justicia, lo único que pido”

pag 39La vida de Nelson Puentestar cambió desde el 30 de septiembre de 2010, el día de la revuelta policial.
“A mí me dispararon militares, presenté una demanda contra dos generales del Ejército por intento de asesinato”, menciona.
Nelson vive con la bala en su abdomen, a medio centímetro de su columna.
Recuerda que le dispararon cuando él se dirigía a su casa a las 22:30 “cuando supuestamente se había acabado todo”.
Él vivía por el Regimiento Quito, en la Mariana de Jesús.
“Comencé a subir caminando y como estaba con el uniforme, ahí encendieron bengalas y empezaron a disparar, de ahí me desperté a los 17 días”.
Ese fue el tiempo que permaneció en coma y durante tres meses estuvo hospitalizado. En febrero de 2011 le dieron de baja aduciendo mala conducta, que no fue comprobada, asegura.
Puentestar se desempeñaba como cabo segundo de Policía en el servicio de Tránsito y el 30-S asegura que no participó en la protesta policial.
El expolicía aquel día permaneció desde las 11:00 hasta las 22:00 en el Hospital Pablo Arturo Suárez custodiando a un hombre involucrado en un accidente de tránsito que dejó fallecidos.

Héroe y dado de baja. A Nelson Puentestar lo reconocieron como héroe. Incluso fue invitado en tres ocasiones a la Presidencia de la República,
“Hablé con el presidente (Rafael Correa) Me dijeron que esta situación iba a mejorar, que me iban a dar trabajo, casa, salud, pero no me cumplieron nada”, menciona Nelson mientras indica las fotos en las que posa con el expresidente Correa, y que aún conserva en su celular, así como las imágenes de cuando él estuvo en coma y de las secuelas que le dejó la herida de bala, por la que ha pasado por cinco cirugías.
El expolicía carchense, que nació en la parroquia San Isidro, hasta la actualidad está sin trabajo.
Él no entiende por qué le dieron la baja y luego lo considera como un héroe.
Lo que espera Nelson es que se esclarezca su caso y no quede en la impunidad.
“El nuevo Gobierno está dando más oportunidades de diálogo. Yo he luchado solo”.
Puentestar busca a víctimas y familiares de fallecidos en el 30-S para conseguir un acercamiento con el presidente Lenín Moreno y pedirle que se cumplan con los ofrecimientos que hace seis años solo quedaron en palabras, dice
Nelson el héroe desconocido.