“Existiría un déficit de 20 millones de dólares en el Fondo de Cesantía”

Ibarra. Una auditoría al manejo de los recursos económicos del Fondo de Cesantía del Magisterio Ecuatoriano, FCME, por parte del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, BIESS, solicitará la Unión Nacional de Educadores, UNE.

La Junta de Regulación Monetaria y Financiera resolvió que el FCME vuelva a ser administrado por el gremio de maestros.

“Nunca se llegó a demostrar que existían fondos del Estado que fueran administrados por la Unión Nacional de Educadores”, precisó el presidente del Fondo en la provincia, Patricio Rivadeneira.

Socios. 2 441 maestros son afiliados activos al FCME en Imbabura. Hace cuatro años, en mayo de 2015 se entregaron al BIESS 405 millones de dólares para su administración, citó Rivadeneira.

Con el cambio de administración, desde el 15 de mayo de 2015, se suspendió la construcción de un plan de vivienda que se ejecutaba en Ibarra, cerca del parque Ciudad Blanca. Se prevé retomar la construcción de unas 200 viviendas en el lugar.

Antes de 2015, en Imbabura se entregaron proyectos de vivienda como “Rosita Paredes”, “Milton Reyes” y “María José”. Sandra Ibujés, integrante del Cuerpo Técnico del traspaso del fondo a la UNE, lo calificó como un acto de justicia. Manifestó que al momento no se ocuparán las instalaciones ubicadas junto al coliseo de la UNE, pues hay que resolver situaciones como servicios básicos.

El 19 de julio se realizará la primera asamblea nacional del Fondo, para establecer convenios para el avance de la administración.