Exigen que el femicidio de Catherine no quede impune

La noche del último 1 de julio será inolvidable para la familia de Catherine Giselle Mejía Flores, de 27 años de edad. La mujer fue asesinada con un balazo en el cuello y lo más lamentable para sus allegados, es que no se atreven a venir a Ecuador, desde su natal Medellín, ya que temen por su vida, por las amenazas que han recibido de parte del presunto femicida.

Un paro cardiorespiratorio fue la causa del deceso de la mujer, quien se encontraba en el sector de Azaya, ingiriendo bebidas alcohólicas junto a un grupo de personas, cuando fue atacada.

La extranjera fue trasladada al hospital San Vicente de Paúl de Ibarra, pero el proyectil le afectó una arteria y nada pudieron hacer los médicos para salvarle la vida.

El sueño de ayudar económicamente a su familia, llegó a su fin y su muerte solo dejó dolor y sed de justicia, en quienes esperan que las autoridades ecuatorianas, no dejen el hecho en la impunidad.

“Nosotros estamos haciendo lo posible desde Colombia y estamos intentando denunciar desde acá, sin embargo las autoridades ecuatorianas dicen que debe hacerse en Ecuador, pero ante las amenazas no nos atrevemos a ir.

Un miembro policial confirmo que quién está señalado de cometer homicidio tiene orden de detención y lo están buscando. Además, otra persona está involucrada que es la propietario del arma con la que mataron a Catherine. Hasta el momento nadie de los testigos se atreve a declarar por qué al parecer un pariente del homicida los está intimidando”, señaló la mujer vía telefónica.

La familia de Catherine declaró a un medio colombiano que lo que se conoce sobre el hecho, es que en medio de la fiesta y ya con efectos de las bebidas alcohólicas, al parecer, uno de los asistentes se intentó sobrepasar con una amiga de la fallecida y ella quiso defenderla.

Esto habría molestado al sujeto, quien habría reaccionado disparando a la colombiana. “Desde entonces se desconoce el paradero del presunto homicida. Aunque la familia de la víctima, en un principio, quiso dejar las cosas quietas, ahora busca justicia para este crimen, catalogado como femicidio.

Tras el deceso de la mujer, los miembros de la Dinased realizaron acciones inmediatas para tratar de ubicar al sospechoso, sin embargo no obtuvieron resultados positivos.