Exige justicia y celeridad por la muerte de su bebé

Ibarra. El último 5 de abril es una fecha que Sofía Ta-tiana Chacón jamás olvidará. Una llamada le informó que debía venir desde Tabacundo al hospital San Vicente de Paúl, en Ibarra, porque su pequeño hijo, de un año cuatro meses, estaba enfermo. El menor se encontraba al cuidado de su padre, Edison Fabricio C., desde el 3 de abril; la llamada sorprendió a Sofía, ya que no le había informado antes que su bebé se encontraba mal de salud.

Cuando llegó al hospital, a las 18:15, fue abordada por miembros policiales de la Dinased, quienes le pidieron que sea fuerte e ingrese a la morgue para reconocer el cuerpo sin vida de su segundo hijo.

La mujer acababa de enterarse que el pequeño había muerto.

Momento doloroso. “Antes de hacerle la autopsia me hicieron entrar a reconocer el cuerpo de mi hijo, dijeron que se había caído. El cuerpo de mi bebé estaba totalmente lleno de moretones, con el labio roto, le faltaba un pedazo de diente y tenía el estómago súper hinchado, me dijeron que tenía los intestinos explotados. Según el papá, mi hijo se cayó cuatro veces”, manifestó en su relato Sofía, en su visita a Diario EL NORTE.

Con lágrimas en sus ojos recordó que le dijeron que su hijo llegó al hospital totalmente desnudo y envuelto en una sábana blanca. “Yo supliqué que me traigan la ropa para vestirle, pero no me dieron razón de nada. Según los familiares nadie estuvo en la casa”, agregó la madre de 21 años.

Hechos. Sofía comentó que desde marzo su hijo compartía con el padre un día a la semana. Recuerda claramente que la última vez el hombre le pidió que le dejara un día más al niño, pero ella jamás sospechó lo que iba a suceder.

Después de unas horas de la muerte del pequeño, Edison Fabricio C., fue detenido para investigaciones. Al día siguiente fue presentado ante el juez Francisco Chacón, quien luego de escuchar al fiscal Jefferson Ibarra y el informe de la autopsia del menor, ordenó la prisión preventiva por 90 días del sospechoso, por el delito de asesinato, tipificado en el artículo 140 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

“Si supuestamente se cayó cuatro veces como él dice, debe tener algún hueso roto y sólo tenía un raspón en la espalda. Pido justicia, me ha atacado todo el mundo, tuve un inconveniente con la familia la anterior semana. Desde que fui al hospital a retirar el cuerpo de mi hijo, no volví a ver a su padre. La semana pasada fueron las versiones en la Fiscalía y ahí estuvo, no me aguanté las ganas de preguntarle qué le hizo a mi hijo; él estaba como si nada, bien sentado comiendo con la familia alrededor, no botaba ni una sola lágrima. No entiendo como comparte en su Facebook cosas como si nada ha pasado, se supone que está preso y ahí no está permitido el uso de celulares”, comentó Sofía.

Más detalles. La mujer dijo que al principio de toda esta pesadilla, el padre de su hijo le empezó a hostigar.

“Empezó a llamarme desde la cárcel, me decía que me acerque, que necesita verme, saber cómo estoy, pero nunca fui. Nos conocimos hace tres años, fuimos novios y terminamos bien por mi hijo, yo le mandaba desde el mes de marzo un día a la semana y jamás le vi con una actitud extraña. No tengo una explicación de qué por qué hizo eso con mi hijo”, aseguró la madre, que además dijo haber puesto la denuncia particular para que el caso tenga un peso judicial y puedan castigar al causante con la máxima condena.

Para Sofía y su familia los días han sido interminables. Han tratado de buscar una razón o explicación del por de la muerte del pequeño, sin embargo no tienen pista alguna de lo que pudo suceder en la vivienda de su expareja, ubicada en el sector de Yacucalle.

El 4 de julio vencen los 90 días de instrucción fiscal y luego se conocerá el dictamen acusador o abstentivo en una audiencia preparatoria de llamamiento a juicio. Sofía mencionó también que muchas cosas no concuerdan, ya que la noche de la muerte de su niño estaba la expareja y madre de los dos hijos mayores del hoy acusado, que mencionó en su versión haber estado en dicha vivienda.

“Dijo que ella fue a la casa el viernes y le vio a mi hijo, ella no dijo que el niño estaba mal y, si le vio, por qué no le llevó al hospital”, finalizó la indignada madre en su relato.