Exasambleísta Galo Lara es sentenciado a 10 años de cárcel por complicidad en múltiple asesinato

laraQuito, 02 sep.- El exasambleísta de Sociedad Patriótica, Galo Lara, fue sentenciado este lunes a 10 años de cárcel en calidad de cómplice de una masacre a una familia en la localidad de Quimsaloma, provincia de Los Ríos, ocurrida en agosto del 2011.

La jueza del Tribunal de Garantías Penales, Ximena Vintimilla, ordenó la inmediata búsqueda y captura del exlegislador para que responda a la justicia, informó Andes.

Lara fue absuelto del caso en diciembre del 2012, sin embargo, el proceso fue revisado nuevamente a pedido de la Fiscalía durante la audiencia de apelación de sentencia que plantearon dos de los acusados.

El recurso de apelación a la sentencia que se tramitó esta tarde buscaba dejar sin efecto la pena de 20 años de cárcel que se dictó contra Carolina Llanos, pareja sentimental de Lara con quien tiene dos hijos y que sentenciada como autora intelectual del crimen.

El martes pasado los magistrados rechazaron el recurso de nulidad al proceso interpuesto por la defensa de dos sentenciados, al considerarlo improcedente, pues la defensa no demostró que haya habido violación al debido proceso, así como tampoco se pudo evidenciar que los sentenciados no hayan accedido a una defensa justa.

La indagación previa se abrió en agosto de 2011 y cuatro meses después fueron detenidos José Manuel Véliz y Edgar Martínez, lo que dio paso a la instrucción fiscal.

Durante el proceso, más de 50 personas rindieron su testimonio y varios coincidieron en que Carolina Llanos amenazó de muerte en reiteradas ocasiones a Carlos Llanos aparentemente por celos, pues mantuvieron una relación sentimental a pesar de ser primos.

La masacre en Quinsaloma ocurrió el 4 de agosto del año pasado, en la finca María José, ubicada en el recinto Balcerío. Fueron asesinados con armas cortopunzantes, Ángel Carlos Humberto llanos Avendaño, su esposa e hijo de cuatro años de edad. Posteriormente los asesinos arrojaron los cuerpos de las víctimas al río Umbe que colinda con la finca e incineraron su vivienda.