Evite accidentes en la cocina

guiaSegún datos del Programa de Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio (DADO), la cocina es la estancia de la casa en la que más siniestros se producen, aproximadamente el 23,1%.
De ese porcentaje, un 13,8% pertenece a hombres y un 29,7% a mujeres. Por otra parte, el informe también revela que de las actividades domésticas, es la preparación de la comida la que más lesiones ocasionó (18,1%).

Lugar con peligro. De esa información se desprende que la cocina es el lugar de la casa más peligroso o, al menos, en el que se producen más accidentes domésticos.
Hay que seguir ciertas pautas para evitar que se produzcan caídas, golpes, cortes, quemaduras, heridas o explosiones en dicha estancia.

Caídas, resbalones y golpes. Tener la cocina bien iluminada es primordial para trabajar en ella con seguridad y advertir riesgos e imprevistos.
Se debe recoger y secar inmediatamente cualquier producto derramado sobre el suelo.
Se debe poner topes de apertura en los cajones para que no salgan los utensilios.
También se debe procurar que siempre estén cerrados porque sus esquinas en pico ocasionan frecuentes golpes y heridas cuando quedan abiertos.
En los armarios, no se debe sobrecargar unos estantes más que otros y poner los recipientes más pesados y de uso frecuente y al alcance de los niños.

Heridas, cortes y rasguños. No utilizar cuchillos ni tijeras en tareas que no les correspondan.
Es conveniente que los cuchillos estén bien afilados.
Al contrario de lo que podemos pensar, los utensilios poco afilados son más peligrosos porque requieren mayor esfuerzo en su utilización.
Antes de enchufar y hacer funcionar cualquier pequeño electrodoméstico con cuchillas, hay que comprobar que el recipiente no esté vacío y que la tapa ajusta bien.
De lo contrario, las cuchillas o los alimentos podrían salir despedidos.

Quemaduras por fuego. Evitar colgar cortinas cerca de los focos de la cocina y de tomas de enchufes sobrecargados.
Si unos visillos sintéticos, habituales en la cocina, reciben una llama o chispa eléctrica hay gran riesgo de incendio y de propagación rápida del fuego hacia los aparatos eléctricos próximos.
Las botellas de combustibles no deben guardarse en la cocina. Han de estar alejadas de focos de calor. Antes de cambiarlas cerrar y apagar los mandos y las llamas de otros aparatos de la cocina y comprobar que no hay cigarros ni velas encendidas.