Evitar tragedias en esta época

La Navidad es una época de espiritualidad, unidad, perdón y acercamiento solidario y como es obvio, como cada año, las celebraciones familiares también se trasladan a actos públicos en donde se sigue utilizando juegos pirotécnicos que por sí, son de mucho cuidado, por el peligro que encierran. Las entidades bomberiles de la provincia de Imbabura han emprendido en una cruzada de sensibilización muy interesante. Los jefes de los cuerpos de bomberos se han mentalizado en que es mejor prevenir que lamentar, puesto que ya han ocurrido desgracias en diferentes cantones, cuyo resultado han sido los incendios, muchas veces de gran magnitud, explosiones que han costado vidas humanas o pérdida de miembros superiores por la mala manipulación de estos objetos, etc. Se hace necesario que se tomen en cuenta los llamados oportunos para evitar desgracias. La alegría navideña no debe convertirse en tragedia.