Evita la tensión muscular

enf-2La tensión muscular es una reacción propia del cuerpo ante una sobrecarga de actividades que terminan desencadenando el conocido estrés. Ante dicha exposición nuestros músculos se agotan, lo que trae como resultado dolores en distintas partes del cuerpo.

Katy Checa, experta en el tema nos comenta que los síntomas más habituales son el insomnio, dolor de cabeza y los dolores musculares, que especialmente se concentran en el cuello, espalda y hombros, aunque también se pueden sentir en otras zonas del cuerpo.

“Si no se tratan a tiempo se puede convertir en un problema crónico”. comenta la experta. Para que ese no sea tu caso te dejamos algunos tips, con los cuales podrás evitar la tensión excesiva. Apenas te despiertes, intenta relajarte. Para conseguir este estado recurre a la respiración profunda por la nariz y exhala por la boca. Una vez en pie, reealiza algunos ejercicios de estiramiento. También puedes recurrir a un baño con agua tibia y algunas sales o aceites curaticos; luego desayuna sin tele ni radio.

Otro ejercicio bastante práctico que nos recomienda Katy es acostarse boca arriba con los brazos a ambos lados y las piernas ligeramente separadas. A continuación debes respirar concentrándote en varias partes del cuerpo, visualizándolas, para luego contraer esos grupos de músculos en los que pensaste y relajarlos. A la hora de la comida, tranquilízate. Recuerda que la comida sirve para recuperar energías no para perderlas. Cuando estás acelerado el organismo se tensa, con lo que se segregan más jugos gástricos y bilis, responsables del hinchamiento.

Ya en la calle camina despacio. Si siempre vas corriendo, los músculos se tensan, provocando calambres, contracturas y dolor. Si no tienes mucho tiempo, utiliza zapatillas de deporte para poder ir más rápido y procura caminar con los hombros hacia atrás, los brazos flexionados ligeramente y desplázate moviendo brazos y piernas de forma coordinada. Al andar, apoya primero tu talón y luego la planta y respira con ritmo. Dedica tres minutos a favorecer la secreción de saliva.

Uno de los síntomas más evidentes de la tensión muscular es el dolor de cuello. Para evitar esas molestias puedes tenderte en el suelo, doblar las rodillas y poner los pies en el suelo. A continuación respira lenta y profundamente por la nariz y exhala por la boca. Una excelnete recomendación que la experta señala es recurrir a disciplinas como el Tai- Chi y el yoga ya que su combinación de posturas y respiración te permitirán alcanzar un nivel de relajación óptimo.